Piden diputados sanciones penales a ex funcionarios por L12

Demandan fincar responsabilidades penales a los funcionarios que pagaron 119 mdp por la certificación para iniciar operaciones, a pesar de los “evidentes problemas”.
El pasado viernes legisladores realizaron un recorrido por la Línea Dorada.
El pasado viernes legisladores realizaron un recorrido por la Línea Dorada. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El presidente de la comisión legislativa encargada de dar seguimiento al ejercicio de los recursos federales destinados a la Línea 12 del Metro, Marco Antonio Calzada, demandó fincar responsabilidades penales a los funcionarios de la pasada administración capitalina que pagaron 119 millones de pesos por la certificación para iniciar operaciones, a pesar de los “evidentes y muy delicados problemas” de interfaz entre el riel y la rueda de los trenes.

Después de hacer el pasado viernes un recorrido por la Línea Dorada con otros legisladores, el diputado federal del PRI enumeró, entre otras irregularidades, la ejecución de la obra sin un proyecto ejecutivo previo, así como modificaciones sobre la marcha tanto en diseño como en características y especificaciones de los trenes.

Adicionalmente se modificó la estructura orgánica de la Secretaria de Obras y Servicios del Distrito Federal para crear el órgano desconcentrado Proyecto Metro, “con el fin de garantizar a las autoridades capitalinas la opacidad y discrecionalidad en la toma de decisiones y en el ejercicio de los recursos”, advirtió.

Calzada insistió por ello en el interés de la comisión a su cargo “en precisar qué funcionarios de la anterior administración del gobierno del Distrito Federal pagaron 119 millones de pesos a empresas certificadoras para que dieran el aval al inicio de operaciones de la Línea 12, a pesar de que presentaba problemas evidentes y muy delicados de interfaz entre el riel y la rueda de los trenes, entre muchas otras irregularidades”.

El legislador priista dio su respaldo a la decisión del actual gobierno de la Ciudad de México de suspender el servicio en el tramo elevado de la Línea 12 y remarcó la necesidad de una certificación de la correcta implementación de la vía, así como del funcionamiento y compatibilidad de los trenes, antes de reiniciar las operaciones.

“Hoy estamos convencidos que fue una decisión correcta suspender el servicio de la Línea 12 por la seguridad de todos los usuarios y para nosotros la única respuesta satisfactoria vendrá cuando los 430 mil usuarios diarios del oriente de la Ciudad de México puedan contar nuevamente con un servicio seguro y eficiente”, dijo.

Sostuvo, no obstante, que los trabajos de rehabilitación de la Línea Dorada reclaman la participación profesional de todos los que intervinieron, tanto las empresas constructoras como las encargadas del suministro de trenes.