Tras escándalo de regidora, habrá más cambios en GDL

El presidente municipal, Ramiro Hernández García, adelantó que el lunes se harán las modificaciones en diferentes áreas del ayuntamiento tapatío.

Guadalajara

En el Ayuntamiento de Guadalajara las modificaciones y salidas de funcionarios siguen. El presidente municipal, Ramiro Hernández García, anunció que el próximo lunes dará a conocer más cambios en diferentes áreas del gobierno tapatío, “porque hay áreas que requieren modificaciones”, informó.

Hernández García se negó a adelantar los nombres de funcionarios o las áreas en las que habrá cambios, únicamente mencionó como una de las que sufrirán modificaciones, la dirección de Inspección y Vigilancia.

Indicó que se trata de cambios ya previstos, pero que a raíz del escándalo ocasionado por la posible corrupción en la dirección de Panteones, en la que está involucrada la regidora priista Elisa Ayón Hernández, “esa situación generó otros cambios que habremos de atender”.

Esta no es la primera ocasión en la que se renuevan funcionarios: durante el primer año de gobierno municipal salieron colaboradores del ayuntamiento por diversas circunstancias. A finales de mayo, se confirmó que se concedió licencia por 30 días, que después fue permanente, a quien era secretario de Educación municipal, Juvenal Esparza Vázquez; el partido Movimiento Ciudadano dio a conocer que Esparza Vázquez presuntamente enfrentaba una denuncia penal por delitos patrimoniales.

A principios de agosto, el titular de la dirección de Inspección y Vigilancia dejó su cargo por recomendación del alcalde, esto después de que se hiciera público un informe enviado por Orozco Santillán durante una sesión de ayuntamiento, en el que daba a conocer que no se había podido erradicar el ambulantaje del Centro Histórico y que la permanencia de vendedores ambulantes en diversos puntos del Centro se debía a los acuerdos realizados, de manera irregular, entre los comerciantes y el titular de la Secretaría General, Tomás Vázquez Vigil. Este último, también dejó el puesto después de este señalamiento y de haber solicitado licencia mientras se realizaba la investigación. El 4 de septiembre, día en que debía reincorporarse al concluir su licencia, el alcalde informó que “ya presentó su renuncia y no va a regresar. Teniendo el derecho de hacerlo, decidió no regresar. Tengo entendido que tiene la invitación para integrarse a otra área de la Administración pública y a partir de eso es que ha decidido no regresar a la Secretaría General”.

Además de los funcionarios que dejaron su puesto, otros se integraron al gabinete estatal. El 15 de marzo también solicitó licencia el regidor Enrique Ramos Flores, para ese mismo día tomar protesta como secretario de Turismo estatal, en sustitución de J. Jesús Gallegos, quien fue asesinado el 9 de marzo.

Ramiro Hernández García confirmó la salida de otros integrantes de su gabinete, quienes se sumaron a las filas del Gobierno del Estado: André Marx Miranda Campos, quien era director general del Consejo Municipal del Deporte (Comude) o Rodolfo Guadalajara, quien fungía como director de Egresos de la Tesorería municipal, entre otros.

ALCALDE DESCONOCE SI AYÓN YA SOLICITÓ LICENCIA

El alcalde de Guadalajara, Ramiro Hernández García, desconoce si la regidora Elisa Ayón Hernández ya solicitó licencia a su puesto, tal como él mismo se lo pidió el pasado viernes, después de que el jueves se diera a conocer un audio en el que se escucha a la funcionaria hablando con trabajadores del área de la dirección de Panteones municipales, pidiéndoles que renuncien y en el que se advierte la existencia de cotos de poder y corrupción.

El alcalde dijo que espera que Elisa Ayón no se aferre a su puesto, por lo que pidió no adelantar juicios y esperar resultados, “yo espero que sí, [solicite la licencia], que en una actitud responsable y comprometida con el partido [PRI] y la ciudadanía se atienda lo que tanto el partido, como
el alcalde le hemos planteado”.

Hernández García dijo que el ayuntamiento no hay grupos de facto ni privilegios para nadie y que el hecho sucedido con la regidora priista “es un problema que se presentó a partir de una coyuntura que evidentemente en nada altera el desempeño de la actividad de la Administración. Una Administración municipal no puede depender de un incidente que tiene más que ver con una conducta personal que con el ejercicio mismo de la administración  pública que está trabajando. Este tipo de problemas tendrán que resolverse donde se generan o que quienes los generan asuma su responsabilidad”.