• Regístrate
Estás leyendo: Errores administrativos acotan presencia de Fuerza Civil
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 07:36 Hoy

Errores administrativos acotan presencia de Fuerza Civil

Modificaciones en el horario de trabajo, el nombramiento del doctor Mario Alberto Loredo como rector, que no se hizo efectivo, y la imposición de militares, influyeron en la corporación.

Publicidad
Publicidad

Ricardo Alanís

Errores administrativos y la aplicación de esquemas de ahorro han generado que en los últimos meses la corporación Fuerza Civil se vea mermada en su presencia ante la comunidad.

Una fuente allegada a la corporación informó que modificaciones en el horario de trabajo, para beneficiar más a los uniformados, generó que la presencia se vea disminuida, lo cual coincide con el alza en la comisión de delitos.

La fuente reveló que durante la administración anterior se tuvo un convenio con el Ejército Mexicano que facilitó inicialmente mil 200 elementos mientras se creaba Fuerza Civil, de los cuales la mitad apoyaba en la seguridad en los penales y la otra mitad apoyaba en la vigilancia común.

El convenio resultó costoso, ya que además de sueldos, habría que pagar un bono, seguro médico, gasolina y otros al personal militar, pero que era necesario, ya que se requería desmembrar la policía estatal que había sido corrompida, para crear la nueva Fuerza Civil.

Al avanzar la corporación, el convenio se redujo a 600 militares, de los cuales, 300 estaban en los penales, y el resto en la vigilancia común.

Sin embargo, ese convenio habría desaparecido con el actual gobierno para ahorrar recursos, y la labor de los militares habría sido suplir con los policías de Fuerza Civil, que le restó a la vigilancia común, aunado a ello, de 15 días de trabajo por cinco de descanso que tenía, el esquema fue cambiado a 10 de trabajo por cinco de descanso, lo que generó más policías en descanso y menos en servicio.

De manera adicional, otras fallas en la Universidad de Ciencias de la Seguridad acrecentaron el problema, como es el que se firmó el nombramiento del doctor Mario Alberto Loredo como rector, pero que nunca se hizo efectivo, y el proyecto de reducirla nuevamente a Academia de Policía y que quedaría a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública.

Aunado a ello, los elementos que se graduaron de esta universidad y que tenían aspiraciones, se vieron mermados en ello, ya que la nueva administración les impuso mandos militares, que les dificulta un posible ascenso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.