Busco enamorar otra vez a los panistas: Cordero

El candidato a la dirigencia nacional del PAN asegura que su partido se ha encogido electoralmente con Gustavo Madero y que durante su gestión solo sirvió de 'comparsa del gobierno'.
El panista Ernesto Cordero.
El panista Ernesto Cordero. (Mónica González)

Ciudad de México

Con Gustavo Madero el PAN no sólo se ha encogido. Desde la oposición se volvió comparsa del gobierno priista de Enrique Peña Nieto, asegura Ernesto Cordero al arranque de la campaña interna por la presidencia nacional de su partido.

Asegura que la elección en el PAN no es un asunto personal con Gustavo Madero con quien tiene abiertas diferencias políticas y personales.

En entrevista con MILENIO, el senador con licencia denuncia que no hay cancha pareja en la contienda interna.

Además, no niega su relación de amistad con el ex presidente Felipe Calderón, pero “él ya se dedica a otra cosa” y, por eso, asegura que no intervendrá en el proceso interno del PAN.

"Estamos queriendo cambiar al PAN desde adentro, democráticamente. ¿Qué ofrecemos? Volver a sentirnos orgullosos de Acción Nacional, regresar a nuestros principios y valores, esos referentes elementales de honestidad a la hora de hacer política".

El ex funcionario federal promete acabar con la toma de decisiones verticales y las imposiciones en el PAN y se compromete a “enamorar nuevamente a los panistas decepcionados”. Incluso, a hacer regresar a personajes como Fernando Elizondo, ex gobernador de Nuevo León, quien renunció al blanquiazul por su inconformidad con la situación en la que se encuentra el partido.


¿Qué ofrece la candidatura de Ernesto Cordero al PAN?

Estamos queriendo cambiar al PAN desde adentro, democráticamente. ¿Qué ofrecemos? Volver a sentirnos orgullosos de Acción Nacional, regresar a nuestros principios y valores, esos referentes elementales de honestidad a la hora de hacer política. Fortalecer nuestra vida institucional, que las decisiones regresen a los comités y no sean imposiciones verticales.


¿Qué opinión tiene de la gestión de Gustavo Madero?

Mas que personificar, ahí están los datos, el PAN se ha encogido, se ha hecho chiquito. Del 2010 al 2013 perdimos cuatro gubernaturas, teníamos 626 alcaldías y hoy tenemos 483. Teníamos 140 diputados y hoy 114. Había 52 senadores y hoy tenemos 38, el PAN se encogió, perdió identidad, mística y en lugar de ser un contrapeso efectivo al PRI, ahora como oposición, nos volvimos su comparsa.


¿Qué actitud debe asumir el PAN frente al gobierno de Peña Nieto?

Una actitud responsable, constructiva pero digna y eso lo hemos demostrado a lo largo de los años. Ha habido presidencias muy ilustres como la de Carlos Castillo que siendo oposición planteó con mucha valentía cuál era la agenda del PAN.

"Yo fui secretario de Estado dos veces con el presidente Calderón, lo conozco desde hace 20 años, es mi amigo, creo que fue un gran presidente, de los mejores que ha tenido México y ahí están los resultados".

¿Qué papel debe asumirse frente a las reformas y las leyes secundarias pendientes?

Primero debe haber una posición de dignidad y de una sólida propuesta en términos de políticas públicas. Si el PAN está sentado en la mesa de los acuerdos es porque se está construyendo una normalidad democrática donde hay respeto a las fuerzas políticas y se está fortaleciendo la democracia.


¿Los escándalos que ha habido recientemente al interior del PAN ensucian el voto de los panistas?

Por eso estamos tan entusiasmados, porque es el momento de renovar la dirigencia, ha habido muchos señalamientos a la actual dirigencia y este es el momento de regresar al referente elemental de honestidad y volver a ser una alternativa creíble y volver a convencer a la ciudadanía de que somos más los panistas honestos.


¿Sigue siendo calderonista?

Yo fui secretario de Estado dos veces con el presidente Calderón, lo conozco desde hace 20 años, es mi amigo, creo que fue un gran presidente, de los mejores que ha tenido México y ahí están los resultados. El ya cumplió su deber y lo hizo bien, pero él ya está en otra cosa.


¿Cómo convencer a los panistas desencantados como Fernando Elizondo que hasta renunció al partido?

A Fernando Elizondo le tengo un gran aprecio y lo vamos a hacer regresar al partido. Yo lo que le digo a estos panistas es que se vuelvan a enamorar del PAN, qué fue la motivación que los hizo militar en el PAN y esas mismas motivaciones los van a convencer, porque se van a volver a sentir orgullosos de ser panistas.


¿Llega a la contienda interna en las mismas condiciones de competencia?

Definitivamente la cancha no está pareja y lo señalan muchos panistas distinguidos, algunos que hasta tuvieron que abandonar el partido. Participamos aunque no esté la cancha pareja porque la militancia necesita esta alternativa. A la buena y con votos vamos a ganar.


¿Es un asunto personal con Madero?

Aquí no hay nada personal, el PAN es mucho más grande que Gustavo Madero y Ernesto Cordero. Es demasiado importante como para permitir que se nos vaya de las manos por asuntos personales.