Canales termina el año sin encarar a la justicia

El subprocurador Anticorrupción es acusado de apropiarse de manera indebida de más de 6 millones de dólares; pese a ello, continúa en el cargo.

Monterrey

A punto de cerrar el año, uno de los mayores escándalos que enfrentó la actual administración estatal se mantiene impune.

Se trata de las acusaciones en contra del titular de la Subprocuraduría Anticorrupción, Ernesto Canales Santos, quien a pesar de enfrentar un proceso legal en el que lo señalan de apropiarse de forma indebida de más de 6 millones de dólares, se mantiene en el cargo.

La polémica estalló a principios de año, cuando se reveló a nivel nacional que sobre el funcionario estatal pesa una demanda de Paula Cusi, ex pareja del empresario Emilio Azcárraga, por el delito de fraude.

El fondo del caso radica en que como abogado de Cusi, Ernesto Canales recibió un pago de 6 millones de dólares a favor de su entonces clienta, pero que nunca le fueron reportados a la hoy quejosa.

La querella por prevaricato se interpuso en el año 2012 y, a pesar de ello, Canales Santos asumió como titular de la Subprocuraduría Especializada en el Combate a la Corrupción.

En su defensa, el funcionario estatal sostuvo que se trataba de acusaciones falsas; sin embargo, días más tarde, en una comparecencia ante los integrantes del Congreso del Estado, terminó por reconocer que se había quedado con el dinero para solventar lo que llamó "recuperación de costos".

Desde entonces a la fecha, los diputados locales exigieron su renuncia al cargo por encontrarse su reputación en entredicho.

La última ocasión que Canales Santos y los legisladores se vieron las caras, durante la Glosa del Primer Informe, lo recibieron con esa demanda.

No obstante que la petición ha sido negada por el propio funcionario y por el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, el caso se mantiene en litigio, y los abogados de Paula Cusi, apoyados en un actuario del Poder Judicial de Nuevo León, entregaron el pasado mes de octubre al subprocurador un emplazamiento para rendir cuentas por 7.2 millones de dólares, producto de una contrademanda por el citado fraude de 6 millones de dólares.

El Congreso del Estado prevé que para 2017 entre en vigor el Sistema Estatal Anticorrupción, que reemplazaría a la actual Subprocuraduría y, por ende, a su titular, quien podría dejar el cargo sin rendir cuentas por los delitos que se le reclaman.