Directora de la Facultad de Ciencias busca regir la UNAM

La directora de la Facultad de Ciencias, Rosaura Ruiz Gutiérrez, busca ser la primera rectora la UNAM, pero aclara que no participa "porque soy mujer, sino porque considero estar preparada".
Estuvo en 'El asalto a la razón', de MILENIO Televisión.
Estuvo en 'El asalto a la razón', de MILENIO Televisión. (Martín Salas)

México

La directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Rosaura Ruiz Gutiérrez, ofrece dirigir la UNAM no solo por su condición de mujer, sino porque además de tener una formación científica siempre ha estado en las entrañas de la institución.

"Creo que el que yo participe inmediatamente introduce la problemática de género, estoy clarísima, pero no participo porque soy mujer, participo porque considero estar preparada para dirigir a la UNAM.

"Es importante que un científico gobierne a la UNAM, me parece que la visión de la ciencia y del conocimiento en general es fundamental", afirmó.

En entrevista con Carlos Marín, en El asalto a la razón, de MILENIO Televisión, aseguró que posee el conocimiento sobre la manera en que funciona la UNAM, sus necesidades y grandes aciertos.

No obstante, admitió que es necesario seguir haciendo un diagnóstico con diferentes áreas de la institución sobre los pendientes en la máxima casa de estudios.

"En la UNAM, ahí he aprendido, ahí he estado y ahí es donde tengo mi experticia, pero no encerrada en la UNAM, sino saliendo y trabajando con otras instituciones del país, pero siempre con el mismo objetivo.

"Yo trabajé desde el bachillerato, lo conozco muy bien porque contribuí incluso en su fundación en el caso del CCH; de la preparatoria, licenciaturas, del posgrado porque fui secretaria de desarrollo institucional, esa área tiene que ver con todos los niveles. Sí creo tener una visión, lo que permite en un periodo de vida, una visión global de la UNAM y de la importancia que tiene a escala nacional", explicó.

Ruiz Gutiérrez ha realizado sus estudios de licenciatura, maestría y doctorado en Biología en la facultad que ahora preside. Desarrolló su estancia posdoctoral en la Universidad de California (Irvine) y ha sido profesora invitada de la misma universidad y de la Universidad del País Vasco.

También fue presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias y sus investigaciones se han centrado en el estudio de las teorías evolutivas. Es por ello que sus grandes objetivos son incentivar la investigación científica y el impulso de la educación superior.

La doctora consideró sano que los interesados en aspirar a la rectoría manifiesten sus intenciones, no obstante, deberá ser la Junta de Gobierno de la universidad la que determine a los candidatos y emita un veredicto.

Será en octubre cuando se lance la convocatoria y entonces, ella espera, pueda ser beneficiada con la mayoría calificada, es decir, por lo menos 10 votos de los 15 miembros de la junta.

La científica está consciente de la responsabilidad que significa presidir una comunidad de alrededor de 350 mil estudiantes entre bachillerato, licenciatura y posgrado, así como 38 mil académicos e investigadores. Una institución que ejerce un presupuesto de casi 38 mil millones de pesos.

"Deseo que siga siendo una universidad de vanguardia y que aporte a resolver las problemáticas nacionales mediante la generación de conocimiento", señaló.

Frente al problema de los miles de jóvenes que son rechazados cada año de la UNAM u otras instituciones de educación superior, la doctora advirtió que es necesario la creación de más universidades.

Expuso que si ella estuviera al frente de la UNAM, abonaría para la discusión y planeación de nuevas ofertas educativas que posean el espíritu humanista de la universidad.

De ocupar la oficina de la Rectoría, la también integrante del Sistema Nacional de Investigadores aseguró que propondría un fortalecimiento del bachillerato y una revisión sobre el aprovechamiento de los planes de estudio y las opciones de titulación en las licenciaturas.

"No es que yo quiera quitar un requisito, sino que quiero que todo lo que se le exija al alumno se le plantee y se le den las posibilidades de realizarlo en sus estudios, de manera que tú termines y te digan que sea tu título, porque ya todo lo que queríamos que aprendieras ya lo hiciste durante tu carrera, ese es uno de mis proyectos, por ejemplo, pero, claro, siempre creo yo que es importante oír a otros, discutir con los órganos colegiados la pertinencia de modificaciones", advirtió.