Entregarán tarjeta sin hambre a 32 mil familias

Se sumarán a las 46 mil que ya intercambian sus transferencias monetarias por 15 alimentos con alto valor nutricional en las tiendas Dicons

México

La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, aseguró que en Guerrero "gobierno y sociedad pueden dialogar, porque son muchos más quienes quieren la paz y reprueban la violencia", y esto ha permitido avanzar en la reconstrucción del tejido social.

En los próximos días se entregará la tarjeta sin hambre a 32 mil familias más, las cuales se sumarán a las 46 mil que ya intercambian sus transferencias monetarias por 15 alimentos con alto valor nutricional en las tiendas Diconsa; además, la entrega de arroz, frijol, sal y otros productos en apoyo de 15 mil familias indígenas.

Durante la presentación del Programa Emergente para la Reactivación Económica de Guerrero, Robles señaló que quienes van por el camino de la paz no se equivocan al preferir el diálogo a otro tipo de manifestaciones, ya que a través del Plan Nuevo Guerrero se concretan las peticiones de cada sector del estado.

Quienes han levantado la voz de manera pacífica, dijo, han encontrado eco en el gobierno federal para conducir, por la vía del diálogo, sus legítimas aspiraciones.

Prueba de ello, señaló, es que la Sedesol en coordinación del gobierno de Rogelio Ortega ha realizado reuniones con organizaciones civiles y sociales, autoridades, ministros de distintas religiones y líderes comunitarios, para buscar soluciones pacíficas a los problemas que aquejan a la entidad.

Las mujeres guerrerenses también tienen voz en su deseo de promover la paz, la reconciliación y la armonía, convirtiéndose en "guardianes de la paz".

Como parte del plan, refirió, este mes se han puesto en marcha programas adicionales para reconstruir el tejido social, entre ellas diez unidades médicas móviles en comunidades indígenas, completamente equipadas, y una campaña de alfabetización.

Además, existen 719 comedores comunitarios que dan servicio a más de 80 mil menores de edad, mujeres embarazadas y en lactancia, adultos mayores y personas con discapacidad, señaló.