“¡Entiende, chingao!”, estalla Zambrano contra integrante de Morena

La Cámara de Diputados cerró su penúltima sesión del periodo ordinario entre insultos y empellones, cuando Ariel Juárez, de Morena, corrió hasta la tribuna para encarar al diputado presidente.
Jesús Zambrano, presidente de la Cámara de Diputados.
Jesús Zambrano, presidente de la Cámara de Diputados. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El pleno de la Cámara de Diputados cerró su penúltima sesión del periodo ordinario entre empellones e insultos, cuando Ariel Juárez, de Morena, corrió desde su curul hasta la tribuna para encarar al diputado presidente Jesús Zambrano y reclamarle por levantar la asamblea, sin haberle cedido el uso de la palabra.

Cuando Juárez alzó la voz y le manoteó airadamente, Zambrano reviró con un “¡entiende, chingao!”, mientras el perredista Jesús Valencia se interpuso entre ambos para evitar cualquier contacto físico.

Desde sus curules, priistas, panistas y perredistas unificaron sus voces en respaldo al presidente de la Mesa Directiva: “¡Zam-bra-no! ¡Zam-bra-no! ¡Zam-bra-no!”.

Visiblemente molesto, el presidente de la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, Jorge Triana, arengaba desde su asiento: “¿Ya ven? ¡Por eso la urgencia del Código de Ética!”.

Neutralizado, Ariel Juárez desistió de su reclamación y bajó las escalinatas para encontrarse de frente con las representantes de los medios de comunicación.

No, pues empezaron a jalarme para que yo ya no siguiera pidiéndole que me diera la palabra relató.

¿Pero qué te dijo (Zambrano) allá arriba? insistieron los reporteros.

Me dijo una mala palabra, que no la voy a decir. Pregúntele a él, pero luego se quejan de que yo hago señalamientos atajó.

-¿Pero qué te dijo, qué te dijo?

-Lo único que les puedo decir es “¡entiende, chingao!”

-¿Lo que te dijo fue “entiende, chingao” o qué te dijo?

-Zambrano fue el que me dijo eso, y yo le dije “solo te pido que tú, como presidente de la Mesa Directiva, tienes que compórtate a la altura y no seguir las indicaciones que te da tu amo Ramírez Marín y Cesar Camacho”.

El vicecoordinador priista Jorge Carlos Ramírez Marín dio también su versión de los hechos y expresó el respaldo de su bancada al presidente de la Cámara de Diputados, quien a su juicio actuó con prudencia y respeto, sin agraviar a Juárez.

“Hoy todos somos Zambrano, sin lugar a dudas”, dijo.

Cuestionó asimismo la creciente irreverencia de Ariel Juárez, que en algún momento lanzó desde la tribuna monedas de chocolate a priistas y panistas, y apenas la semana pasada provocó la ira de algunos legisladores con la frase “está bien que chinguen, pero a su madre la respetan”.

-¿Se estaría convirtiendo este diputado en el Fernández Noroña de la LXIII Legislatura?

- No hay comparación, ninguna posibilidad de comparación: Fernández Noroña era simpático, elegante, muy listo, era un adversario difícil en el debate, muy complicado.

A unas cuantas horas de clausurar su periodo ordinario, la Cámara de Diputados sometió a votación exprés un total de doce leyes y cinco reformas constitucionales, además de cinco acuerdos de la Junta de Coordinación Política, entre ellos el correspondiente a la designación de 14 integrantes de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

Fue este último punto el que generó un breve debate, al que Zambrano puso fin después de cuatro intervenciones de la bancada de Morena, sin admitir ya una quinta participación, la de Ariel Juárez, quien por ello estalló en cólera cuando el diputado presidente tocó la campana y marcó el fin de 8 horas de sesión.