Rechaza 62% protestas del magisterio disidente

Apoya 91% que los maestros sean sujetos a evaluaciones periódicas: encuesta de la Cámara de Diputados.
Respalda 64% el despido de los docentes faltistas.
Respalda 64% el despido de los docentes faltistas. (Nelly Salas)

México

Seis de cada diez ciudadanos rechazan las protestas de la disidencia magisterial contra la reforma educativa (62.7 por ciento) y la misma proporción respalda el despido de los maestros que falten a clases para participar en marchas y manifestaciones (64 por ciento).

Así lo revela la encuesta Reforma Educativa, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Cámara de Diputados, que detalla que la mitad de las personas consultadas tiene una mala o muy mala opinión tanto del SNTE (48.1 por ciento) como de la disidente CNTE (47.1 por ciento).

El sondeo evidencia asimismo que seis de cada diez entrevistados considera también que la calidad de la enseñanza ha empeorado o sigue igual, no obstante la reforma educativa, y por ello nueve de cada diez (91.4 por ciento) está de acuerdo en que los maestros sean sujetos a evaluaciones periódicas para mejorar la educación pública.

"Aquí es importante mencionar cuáles son los aspectos que los ciudadanos están considerado: por un lado, que no han visto un avance de la reforma educativa, pero, por otro lado, el abuso por parte de estos grupos radicales, de estos seudomaestros, y aquí, más que responder, habría que preguntarnos quién está detrás, quién los está patrocinando, porque queda claro que están buscando desestabilizar al gobierno", puntualizó Marcelo Torres, director general del Cesop.

Consideró significativo que 63 por ciento de los encuestados reprueben los actos vandálicos, en Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

"Nadie puede aplaudir o festejar el hecho de que el gobierno federal tenga todos estos problemas, sino por el contrario, tenemos que buscar la concordia", señaló.

El análisis revela asimismo que 95.8 por ciento de los ciudadanos coincide en que los profesores con malos resultados en las evaluaciones sean incorporados a un programa de capacitación.

No obstante, 57.4 por ciento opina que a los maestros reprobados se les reduzca el salario; 54.4 por ciento se pronuncia porque sean suspendidos hasta que aprueben la evaluación, y 63.3 por ciento considera que los mentores deben ser despedidos al reprobar las evaluaciones en su tercera oportunidad.

La investigación precisa igualmente que 46.7 por ciento de los ciudadanos estiman que el sistema educativo nacional en general es "malo"; 23.8 por ciento considera que "ni bueno/ni malo", mientras el restante 28.8 por ciento lo califica de "bueno".

De acuerdo con los resultados, 44 por ciento de los ciudadanos del país califica de "muy buenos" a los maestros de la educación básica de escuelas públicas del país, mientras 30 por ciento los califica de "regulares" y 24.6 por ciento de "muy malos".

Derivado de ello, 58.7 por ciento de la población preferiría una escuela privada de educación básica, en caso de tener la posibilidad de pagarla.