Indagan a empresas que trabajaron en refinerías

Saipem y Saimexicana subcontrataron otras compañías sin permiso de Pemex, lo que constituye el delito de uso ilícito de atribuciones.
Los documentos consultados.
Los documentos consultados. (Especial)

México

La Procuraduría General de la República (PGR) inició una averiguación previa contra la empresa Saipem S.p.A., subsidiaria de la compañía de energía italiana ENI, a la que se le adjudicaron de manera directa trabajos en las refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tula, Hidalgo, y en Salamanca, Guanajuato.

De acuerdo con la investigación, se presume que Saipem y Saimexicana llevaron a cabo la subcontratación de otras compañías, entre las cuales hay filiales, sin el permiso de la paraestatal, situación que puede constituir el delito de uso ilícito de atribuciones y facultades.

MILENIO tuvo acceso a la declaración rendida por el apoderado legal de Pemex Refinación —hoy Pemex Logística—, Juan Alfonso Ríos Almazán, quien el 15 de julio de 2016 dijo en la averiguación previa PGR/DDF/SPE-XXIX/3078/2015-09 que Pemex Refinación no autorizó a Saipem S.p.A. y Saimexicana para que realizara la subcontratación de la persona moral Saigut SA de CV, y ésta última a su vez de Spisa Ingeniería y Construcción SA de CV.

La pesquisa inició por una denuncia presentada por parte de Spisa Ingeniería y Construcción, quien de acuerdo a funcionarios, ésta estima un fraude de aproximadamente 100 millones de dólares.

Los funcionarios consultados comentaron que en la averiguación previa se menciona que Saipem está representada por Piero Cicalese, quien en 2008 se desempeñaba como director de Área de Norte-América de dicha empresa, persona con la que en varias ocasiones el representante comercial Spisa, Tomás Guillén Mansilla, sostuvo platicas.

Según la pesquisa, Cicalese manifestó que era amigo personal del ingeniero Leonardo Cornejo Serrano, quien era un alto funcionario de Pemex, en razón de lo cual su empresa Saipem guardaba una estrecha relación con dicha persona, y que estaba en pláticas de adjudicarle de manera directa unos trabajos en las refinerías de Tula y de Salamanca.

El 11 de septiembre de 2008 Pemex Refinación, a través de su dirección corporativa de ingeniería y desarrollo de proyectos, publicó en el Diario Oficial de la Federación una licitación pública internacional con el número 18572039-006-08 para un proyecto en las refinerías de Tula y Salamanca; el 28 de mayo de 2009 Pemex Refinación declaró desierta la licitación, en virtud de que las proposiciones presentadas por los licitantes no habían reunido las condiciones.

El 8 de febrero de 2010 Pemex emitió resolución respecto a la adjudicación directa en favor de Saipem, respecto del proyecto denominado “Calidad de combustibles” fase gasolinas del paquete Tula-Salamanca, consistente en llevar a cabo  “La procura y construcción de las plantas desulfuradoras de gasolina catalítica, unidades regeneradoras de amina, instalaciones complementarias, instalaciones de servicios auxiliares y su integración a las refinerías Miguel Hidalgo, en la ciudad de Tula, e Ing. Antonio M. Amor, en la ciudad de Salamanca”.

En los primeros días de abril de 2010 Guillén Mansilla sostuvo entrevistas con Piero Cicalese, quien le informó que como ya se lo había dicho anteriormente, la adjudicación directa de los trabajos le había sido otorgada a su empresa Saipem, y que si su empresa estaba interesada en ser subcontratada, ese era el momento para firmar los contratos.

Guillén le expresó a Cicalese que él tenía entendido que su empresa debía de contar con la autorización de Pemex Refinación, para poder subcontratar con cualquier otra empresa, y que Cicalese le indicó que no se preocupara, que la autorización la obtendría de inmediato, que recordara que él tenía el contacto directo.

El 5 de abril de 2010 el representante comercial de Spisa sostuvo otra entrevista con Cicalese en la Ciudad de México y fue cuando Cicalese le manifestó que ya contaba con la autorización tácita, expresa y por escrito de Pemex Refinación para llevar a cabo la subcontratación de Spisa para los trabajos en Tula y Salamanca.

Supuestamente, también le informó en ese momento Cicalese que Saipem tenía la necesidad de firmar los contratos a través de su empresa filial en México, denominada Saigut SA de CV, y en virtud de que ese tema de la subcontratación con Saipem ya había sido autorizado por Spisa, a través de Tomás Guillén, en su carácter de representante comercial, por lo que llevó a cabo la subcontratación con Saipem, mediante los contratos 274306-004 y 2743305-004 con Saipem S.p.A. y con sus empresas filiales Saimexicana SA de CV y Saigut SA de CV.