Senado llama a “limpiar” elecciones inequitativas

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Miguel Barbosa, criticó que en este proceso electoral no se aplicara una fiscalización eficiente que verificara el origen de los recursos partidistas.
Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.
Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El presidente del Senado y coordinador del PRD, Miguel Barbosa, criticó que en este proceso electoral no se haya aplicado una eficiente fiscalización de las campañas ni exista equidad.

Ante ellos hizo un llamado a cumplir con la ley y a que haya una elección limpia, asimismo pidió a las autoridades garantizar el cumplimiento de las leyes.

De acuerdo con el legislador el Instituto Nacional Electoral (INE) está facultado para ejercer una fiscalización electoral y asegurar que el origen de los recursos provenga de fuentes permitidas.

Sin embargo, ha habido desvío de recursos públicos para el pago de campañas de publicidad y se han orientado los programas sociales para tratar de influir en las elecciones, como sucede con la Cruzada contra el Hambre.

Además, dijo, están los despliegues publicitarios en estados como Sonora, Michoacán, Guerrero y Querétaro, que muestran que se han rebasado los topes de campaña para varios de los cargos en disputa.

"Sin embargo, no existe un sistema de fiscalización en línea y si bien cada candidato reporta en formato electrónico el informe de sus gastos, este mecanismo está muy lejos de lo que se esperaba al aprobar la ley", dijo el legislador

Afirmó que es necesario preguntarse si los responsables de vigilar la ley han sido débiles al aplicar las normas o si los sujetos obligados, como partidos candidatos y seguidores públicos, ignoran las leyes electorales.

Puntualizó que no hay leyes perfectas y debe haber voluntad general de servidores públicos y el resto de la clase política para ceñirse a la norma, ya que el actual proceso electoral destaca por la falta de voluntad y decisión de algunos partidos y candidatos de violar normas electorales.