Anaya se declara en contra de la trata de personas

El candidato del PAN a la gubernatura de Coahuila, expuso que cuando fue alcalde de Torreón se creó un albergue para mujeres maltratadas en el hogar, que viven también una forma de esclavitud.
Guillermo Anaya, candidato del PAN al gobierno de Coahuilase declaró en contra de la trata de personas.
Guillermo Anaya, candidato del PAN al gobierno de Coahuila se declaró en contra de la trata de personas. (Martín Piña Reta)

Saltillo, Coahuila

En el marco de la firma de acuerdos con la Comisión Unidos Contra la Trata, Guillermo Anaya Llamas se pronunció en contra de esa práctica y de la esclavitud.

"La trata es un delito que genera 250 mil millones de dólares al año. Bastante lucrativo, pero estamos hablando de la esclavitud que afecta a más de 20 millones de personas en el mundo".

Agradeció a la comisión la invitación que aglutina a alrededor de 100 organizaciones de la sociedad civil.

"Gracias por considerar mi participación en este compromiso tan importante con la sociedad y reconozco la gran labor que hacen para asumir compromisos que muy pocos asumirán".

Expuso que la trata de personas proviene de un problema añejo en el sistema político.

"He hablado de combatir la corrupción y la trata tiene que ver con con la corrupción política, pero sobre todo la humana. Esta degradación afecta a cada familia y debe ser la preocupación de todos los gobiernos".

Expuso que la trata forma parte de una forma moderna de esclavitud y que existen una variedad de problemas en ese sentido que van desde la labor doméstica hasta la incorporación de infantes en las filas del crimen organizado.

"Hoy firmo con mucho gusto el compromiso de que la esclavitud y la trata están prohibidas en Coahuila".

Rosi Orozco, representante la comisión, explicó que 99 asociaciones conforman el organismo y buscan crear de la mano con los gobiernos de cada entidad crear refugios para las mujeres que sufrieron algún tipo de maltrato por la trata.

Anaya dijo que cuando fue alcalde de Torreón fue creado un albergue para proteger a las mujeres maltratadas en el hogar, que viven también una forma de esclavitud con sus parejas.

"Mi esposa hizo un albergue que se llama Camino de Esperanza para las mujeres que son maltratadas en su casa y tienen temor a salir de esa esclavitud".

Añadió que ese espacio sigue en funciones gracias a que desde su inicio se designó a un patronato para dirigirlo y que la terminar la administración pudiera seguir apoyando a las mujeres.

"Formamos un patronato para que después de los tres años siguiera operando".


LMG