Elecciones serán prueba de fuego en paridad de género: TEPJF

El Instituto Nacional Electoral realizó un foro con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Ciudad de México

Los comicios de 2015 son la prueba de fuego para aplicar el principio de paridad en las candidaturas a cargos de elección e incrementar la participación de las mujeres en la política, aseguró la magistrada Janine Madeline Otálora Malassis, presidenta de la Sala Regional Distrito Federal del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En el foro con motivo del Día Internacional de la Mujer, organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE), Otálora Malassis refirió que alcanzar la democracia igualitaria sólo será posible si se erradica la discriminación en todas sus vertientes y se incrementa la participación política de la mujer.

La magistrada Janine Madeline Otálora Malassis, presidenta de la Sala Regional Distrito Federal del TEPJF, quien fungió como moderadora de la mesa, señaló que incrementar la participación de la mujer para lograr que tenga una intervención más activa en la toma de decisiones públicas es una responsabilidad compartida del Estado, de la sociedad civil y de los ciudadanos en general.

Recordó que en 2014, como producto de la reforma constitucional en materia político-electoral, se introdujo en la norma federal el principio de la paridad en la postulación de candidatos a cargos de elección popular.

El reto este año, en los comicios que tendrán lugar a nivel federal y en 17 estados de la república es que se cumplan las nuevas reglas constitucionales, sobre todo, indicó, a nivel municipal. Esta será una prueba, advirtió, para ver "hasta donde podemos hacer realidad la paridad y tener una sociedad más igualitaria".

En la mesa participaron también Adriana Margarita Favela Herrera, consejera del INE; Martha Tagle Martínez, especialista en participación política de la mujer, y Ana Güezmes García, representante de ONU Mujeres en México.

Previamente, se celebró la mesa denominada "Las políticas de igualdad. Mecanismos y acciones para construir una cultura paritaria", que fue moderada por Gabriela Villafuerte Coello, magistrada de la Sala Regional Especializada del TEPJF.

Por su parte, Manuel González Oropeza, magistrado de la Sala Superior consideró que sin excepción, las mexicanas y los mexicanos deben ejercer a plenitud sus derechos fundamentales.

"La democracia igualitaria se basa en el principio de no discriminación por cuestiones de género, de preferencias sexuales, de estado civil, de condición étnica y por todo aquello que afecte a la dignidad humana", señaló.

El Magistrado de la Sala Superior tomó parte en la mesa denominada "Hacia una democracia igualitaria" en donde expuso que una vez que los derechos políticos de las mujeres han sido plenamente validados con la reciente reforma constitucional, que hace obligatoria la paridad en la postulación de candidatos a cargos de elección, el siguiente paso es abonar a que existan condiciones de igualdad para todos los habitantes del país.

Mencionó que la reforma constitucional al artículo primero constitucional, realizada en el año 2000, tuvo como finalidad impedir cualquier forma de discriminación, lo que hasta ahora no se ha logrado, pues en el caso del género, ésta trasciende el origen étnico, ya que las mujeres más pobres son las indígenas, y las que sufren mayor exclusión son las ancianas.

Por ello, consideró que es necesario hacer respetar los derechos de las personas desde todos los ámbitos: género, situación económica, edad, preferencias sexuales, hasta lograr que la dignidad humana prevalezca por encima de las prácticas discriminatorias.

Los derechos políticos son la puerta para la defensa de los demás derechos, dijo el magistrado González Oropeza, quien subrayó que el TEPJF ha garantizado el ejercicio de prerrogativas como la libertad de expresión, pero hace falta que desde otras trincheras se hagan efectivos los derechos a un salario digno e igual entre hombres y mujeres, a una vivienda digna y a la educación, entre otros.