• Regístrate
Estás leyendo: El PRI perdió 14 estados y mayoría de legisladores
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 23:30 Hoy

El PRI perdió 14 estados y mayoría de legisladores

ESPECIALES MILENIO. Cataclismo sexenal

Ahora el tricolor ni siquiera es fuerte en sus bastiones mexiquenses: cayó ante Morena en Huixquilucan, la tierra del gobernador Alfredo del Mazo; en la cuna del ex mandatario Eruviel Ávila, Ecatepec, y del presidente Peña, Atlacumulco
Publicidad
Publicidad

Durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, el Partido Revolucionario Institucional, su partido, sufrió un cataclismo al perder 14 gubernaturas y la mayoría de legisladores en el Congreso de la Unión y en las cámaras locales.

Desde el arranque de este gobierno, el tricolor ha sufrido una debacle constante. En 2012 controlaba 21 estados y 51 por ciento de la lista nominal.

Tras la última elección federal gobierna 12 entidades, equivalente a 34 por ciento del electorado. Los únicos territorios que pudo arrebatar a la oposición durante este sexenio fue Sonora al PAN, en 2015, con Claudia Pavlovich, y Guerrero al PRD, con Héctor Astudillo. Al año siguiente recuperó Sinaloa de la alianza PAN-PRD, con Quirino Ordaz, y Oaxaca, con Alejandro Murat.

Pero en 2013 perdió Tabasco. En 2014-2015 cayó en Michoacán, Nuevo León y Querétaro. Al año siguiente fue derrotado en Aguascalientes, Durango, Chihuahua, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz. En 2017 entregó Nayarit y el pasado 1 de julio concluyó la colisión con Jalisco, Chiapas y Yucatán.

Ahora el priismo ni siquiera es fuerte en sus bastiones ni en los estados que gobierna. En esta última elección en el Estado de México solo ganó 23 de 125 alcaldías. Cayó ante los candidatos de Morena en Huixquilucan la tierra del gobernador Alfredo del Mazo, así como en la cuna del ex mandatario Eruviel Ávila, Ecatepec, y del presidente Peña Nieto, Atlacumulco.

En el Congreso estatal solo obtuvo una diputación local por mayoría relativa ganada en el distrito 10, de Valle de Bravo, por María Mercedes Colín, que se suma a 10 diputados locales de representación proporcional, por lo que en total la bancada priista será de 11 legisladores, en contraste con las 34 diputaciones que ganó en 2015.

En la batalla por el Senado, el ex dirigente del PRI y también excoordinador en San Lázaro César Camacho fue derrotado por los ex candidatos del gobierno estatal Delfina Gómez, de Morena, y Juan Zepeda, del PRD.

Tras 80 años de hegemonía, el tricolor perdió el control de Hidalgo, donde Morena arrasó con el Congreso local y las principales ciudades, como Pachuca, de donde es oriundo el ex secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

En Guerrero, tierra que incluso fue gobernada por el ahora ex presidente del PRI René Juárez, sus gobiernos municipales pasaron de 36 a 26. Mientras que de las 19 diputaciones locales que tenía se quedó con seis.

Entre los municipios que perdió están Chilpancingo, Iguala y Taxco, tres de los más importantes del estado.

Sin fuerza en el Congreso

En 2012, con la llegada del presidente Peña Nieto, el partido ganó la mayoría en el Congreso de la Unión, en San Lázaro tenía una bancada de 204 diputados y también tenía 48 senadores. Ahora solo tendrá 45 curules y 13 escaños.

Mientras que Jorge Carlos Ramírez Marín fue el único aspirante al Senado que ganó por la vía de mayoría relativa, se sumará a los seis escaños de representación proporcional, donde se encuentran la ex canciller Claudia Ruiz Massieu, el líder de la CTM, Carlos Aceves del Olmo; la ex subsecretaria de Hacienda Vanessa Rubio, Miguel Ángel Osorio Chong, Beatriz Paredes y Eruviel Ávila Villegas.

La visión de los vencidos

El ex dirigente nacional del PRI René Juárez Cisneros calificó de “la peor derrota en su historia” los resultados obtenidos el 1 de julio, por lo que advirtió que si el partido no entiende el mensaje que le mandó la ciudadanía está en vías de “extinguirse”.

En entrevista con MILENIO, afirmó que se debe poner en la mesa de discusión todo: desde el nombre, las siglas, los colores, hasta los documentos básicos que deben de ser adaptados a los nuevos tiempos que se viven.

A pesar de que aseguró que se mantendría en el cargo de dirigente nacional hasta agosto de 2019, ayer renunció, ampliando a cinco la lista de presidentes tricolores que dejan su cargo durante el sexenio de Peña (Pedro Joaquín Coldwell, César Camacho, Manlio Fabio Beltrones y Enrique Ochoa Reza).

Juárez Cisneros aseveró que el PRI debe anteponer la voz de las bases, “esas que todos los días dan la cara por el partido en las comunidades” y no privilegiar lo que “desde la cúpulas partidistas” se acuerda.

Añadió que esta es la “última llamada” que tendrá el tricolor de hacer un proceso profundo de reflexión, ya que en las pasadas derrotas presidenciales de 2000 y 2006 no hubo cambios.

“En 2000 y 2006 perdimos la oportunidad, quizá, de hacer transformaciones profundas, tuvimos la oportunidad y no la tomamos. Esta es la última llamada que tiene el PRI o nos extinguimos”, advirtió.

En este proceso profundo de reflexión son pocos los priistas que han salido a explicar las causas de la estrepitosa derrota. Entre ellos, está el coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, quien aceptó que el partido “se metió un balazo en el pie” al abrir la candidatura presidencial a simpatizantes.

Indicó que lo anterior, así como otros cambios estatutarios que se realizaron en agosto del año pasado, orilló a muchos militantes a separarse del tricolor.

“El PRI es un partido abierto, se nos fue mucha gente a Morena, no tuvimos la posibilidad de meterlos en las listas. Nuestros estatutos, nos metimos un balazo en el pie, sin duda alguna, hay que revisarlos de nuevo, y lo que tenemos que hacer es refundar un partido, un partido que le ha dado estabilidad y paz al país y seguiremos trabajando para ello”.

Dijo que algunos de los muchos errores que los priistas cometieron en la contienda fueron los relacionados con los candidatos, “nos falló trabajo dentro de nuestro partido, pero no hay una queja directa, todavía hoy, sobre nadie”.

Entrevistada por el Diario de Yucatán, la ex presidenta del PRI Dulce María Sauri afirmó que el partido estuvo dominado por la “soberbia política” que es fuente de perdición y fracaso.

“Hay que construir de nuevo haciendo acopio de la experiencia, pero hay que hacerlo con una gran dosis de humildad, porque la soberbia política es fuente de perdición, es la antesala del fracaso”, dijo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.