Censo inútil si no se cambia política educativa: Ojo ciudadano

Según la iniciativa conformada por más de cien organizaciones el censo educativo dio cuenta de la desorganización y la falta de transparencia en el sistema de instrucción pública.
Emilio Chuayffet y Eduardo Sojo dieron a conocer que 90.6 por ciento de los planteles fueron censados.
Emilio Chuayffet y Eduardo Sojo dieron a conocer que 90.6 por ciento de los planteles fueron censados. (Javier García)

Ciudad de México

La iniciativa “El Ojo Ciudadano” conformada por cien organizaciones, señaló que el censo educativo ser un esfuerzo inútil, si sus resultados no se traducen en mejores políticas públicas en México.

El ojo ciudadano destacó que el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE), presentados el día de ayer, logró comprobar que los datos que durante mucho tiempo estuvieron disponibles para la sociedad fueron una simulación y  muestran un desorden generalizado.

La organización resalta la cifra de que en el país hay 39 mil 222 plazas docentes que estando asignadas a un centro de trabajo, no son conocidos en esas escuelas; 30 mil 695 comisionados o con licencia; 113,259 ubicados en “otro Centro de Trabajo” que no son escuelas; 114 mil 998 que ya se jubilaron, se retiraron o fallecieron.

Adicionalmente hay 23 mil 540 docentes que trabajan en tres o más centros de trabajo; 13 mil 485 que tienen tres o más plazas mientras que 65 mil 800 no tienen plaza. Además, el Censo revela que por cada dos plazas docentes frente a grupo hay una plaza administrativa o de quien, recibiendo sueldo del presupuesto educativo, no está frente a grupo.

“Ello da cuenta una atroz ineficiencia en el manejo de los recursos lo que mina significativamente la calidad de la atención en las escuelas y representa una sobrecarga injustificada de trabajo para los maestros que sí están frente a grupo. Finalmente, el Censo evidencia que año con año se han desviado cantidades multimillonarias de dinero para sostener aparatos que beneficiaron al régimen, a cúpulas sindicales y a la clase política en turno, por encima del derecho de los niños a aprender”, señaló “El Ojo Ciudadano”.