• Regístrate
Estás leyendo: Dos normalistas siguen en tratamiento médico
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 02:03 Hoy

Dos normalistas siguen en tratamiento médico

Aldo Gutiérrez permanece en coma en Neurología; su pronóstico es reservado. Édgar Vargas espera una tercera operación para reparar el maxilar.

Publicidad
Publicidad

Eugenia Jiménez Cáliz

A casi un año de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, dos de los normalistas lesionados aún reciben atención médica, uno se mantiene en coma hospitalizado. Y el otro asiste a terapias.

La salud de Aldo Gutiérrez quien se encuentra en coma, se deteriora. Y a Edgar Andrés Vargas los médicos le comunicaron a sus padres que no se le practicara la tercera operación programada para este mes.

Esta situación ha provocado que las familias de los dos normalistas lesionados, el pasado 26 de septiembre, hayan cambiado su vida y constantemente viajan a la ciudad de México.

Aldo Gutiérrez, uno de los normalistas más jóvenes, recibió un balazo en la cabeza, la bala atravesó el cráneo y perdió masa encefálica.

Ulises Gutiérrez hermano de Aldo dio a conocer que "fue el primer estudiante herido y desde hace once meses se encuentra postrado en una cama entre la vida y la muerte, esperando en que los médicos nos digan que él va a estar bien, pero al contrario los médicos nos dicen que esta grave, muy delicado, no sabemos que va a pasar con él"

"En los últimos meses se ha puesto grave y delicado, por lo que no sabemos que pueda para con él, y vamos a seguir luchando, porque mientras hay vida, hay esperanza"

El pronóstico de recuperación de Aldo es ''reservado'' según los médicos que lo atienden en el Instituto Nacional de Neurología, no pueden asegurar nada "ni la salida del coma ni recuperar una vida cercana a lo normal"

Ulises señaló "nos duele ver a nuestro familiar postrado en la cama como sufre, le han destrozado la vida, por eso exigimos se le de una atención especializada y prioritaria"

Además, indicó que su familia necesita apoyo, porque sus familiares viajan constantemente y necesitan recursos para hacerlo.

El testimonio del normalista identificado como Marco menciona que "El compañero Aldo fue uno de los primeros que se bajaron, (del autobús) entonces las patrullas sin decir nada simplemente empezaron a rafaguear arriba, a todos los vidrios (...) A Aldo fue al primero que le dieron un balazo porque estaba abajo.

El director general del Hospital General de Iguala, José Fernando Yánez, señaló en sus primeras declaraciones después de los hechos que "el paciente Aldo Gutiérrez de 20 años, se encuentra muy delicado de salud, a consecuencia de un infarto y se encuentra intubado, pero ya sin un ventilador. Las consecuencias del normalista si despertara, es que no podría relacionarse con más gente"

El otro lesionado Édgar Andrés Vargas, fue trasladado y custodiado por fuerzas federales al hospital general Manuel Gea González. Ha sido operado dos veces y esta a la espera una tercera intervención. Porque un balazo le destrozó parte de la cara.

Édgar actualmente vive en la ciudad de México con el fin de continuar con su tratamiento médico, por lo que se le ha facilitado a él y su familia un departamento y se le establecieron protocolos de seguridad.

La mamá de Edgar, Marbella Vargas Martínez, afirmó que su hijo fue "herido gravemente del maxilar y casi pierde la vida por culpa de los militares"

El tiene dos operaciones, "este mes iba a ser la tercera y acaban de avisar de que no se va a poder, sino hasta junio, si se puede, en junio sino más adelanté. Le exijo al gobierno que sea de inmediato, también esta el Hospital los Angeles y ahí también puede ser, le exijo al gobierno que sea de inmediato esa tercera operación para mi hijo Edgar".

Edgar es uno de los jóvenes lesionados que se observa en las fotografías que dio a conocer el Batallón 27 de las Fuerzas Armadas de los jóvenes que llegaron al hospital en Iguala y se observa como esta lesionado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.