• Regístrate
Estás leyendo: Dos constructoras y un socio de Anaya, claves en ‘lavado’
Comparte esta noticia

Dos constructoras y un socio de Anaya, claves en ‘lavado’

Utilizaron el mismo modus operandi financiero. La Fundación por Más Humanismo y la nave industrial de El Marqués, Querétaro, los casos.

Publicidad
Publicidad

La empresa DG Diseños y Construcciones S de RL de CV, que pertenece a Eduardo de la Guardia Herrera, ha sido clave en las presuntas operaciones de lavado de dinero del candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés, de la coalición Por México al Frente.

Participó en las operaciones financieras trianguladas en el caso de la Fundación por Más Humanismo, creada el 6 de mayo de 2009, y en la construcción de la nave industrial en el municipio de El Marqués, Querétaro, que se vendió por 54 millones de pesos al empresario Manuel Barreiro a través de la empresa fantasma Manhattan Master Plan.

El mismo empresario fue el que vendió el terreno donde se construyó la nave industrial a través de otra empresa, Park Development S de RL de CV. La compra la hizo la empresa Juni Serra S de RL de CV, propiedad de Anaya Cortés, misma que enajenó la construcción a Barreiro.

De la Guardia Herrera aparece como creador de la Fundación por Más Humanismo en la escritura pública queretana 12 mil 221 junto con Ricardo Anaya, José Luis Báez Guerrero, Luis Antonio Rangel Méndez y Julio Sentíes Laborde. Como vocal en la organización actuó como apoderado de la cuenta bancaria en Banco Santander junto con el panista.


En la compleja trama de operaciones financieras, como se sabe, DG Diseños y Construcciones, la empresa de De la Guardia, construyó también el edificio de la fundación que se vendió en 7.8 millones de pesos a la empresa Agacel Agregados y Asfaltos en abril de 2016, cuando Anaya era presidente nacional del PAN.

De esa cantidad, la constructora de Eduardo de la Guardia recibió en dos operaciones 3 millones 300 mil pesos por el “diseño arquitectónico” y “trabajos preliminares y cimentación del edificio”, de la nave industrial, equivalente a 68 por ciento de lo que recibió por toda la obra a través de otra empresa, JV Construcciones Civiles, que en 2010 hizo un depósito en la fundación para la compra del terreno donde se construyó la fundación.

Hasta ahora lo que se ha descubierto en las dos operaciones financieras es un modus operandi similar. En el caso del edificio de la fundación, el terreno lo compra la institución y el edificio lo construye DG Diseños y Construcciones; se vende en 7.8 millones de pesos a la empresa Agacel Agregados y Asfaltos.

En el caso de la nave industrial, la empresa propietaria del terreno es Park Development S de RL de CV que lo vende a Juni Serra S de RL de CV; la construcción corre a cargo de DG Diseños y Construcciones. Se vende por 54 millones de pesos a Manhattan Master Plan Development S de RL de CV.


El 21 de febrero pasado la PGR informó que se investigan hechos “probablemente constitutivos de lavado de dinero”, entre los que se mencionó a Manuel Barreiro, el empresario que compró la nave industrial propiedad de Anaya.

Estas acciones se derivan de la denuncia recibida el 26 de octubre de 2017 sobre presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita. Por lo mismo, ya se realizaron cateos a diversos inmuebles, se aseguraron cuentas bancarias y se solicitaron alertas migratorias a escala mundial.

La propia PGR destacó que “las investigaciones se conducen, entre otros propósitos, para el esclarecimiento de los hechos no contra personas”, aunque el propio Anaya como integrantes del Frente han señalado que la institución emprendió una guerra sucia contra el candidato presidencial.

A finales de febrero el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, exigió investigar al panista y al empresario Manuel Barreiro, mientras que Anaya demandó al Presidente que saque las manos del proceso electoral.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.