Barbosa: acertada, decisión de aumentar subasta de dólares

El senador dijo que fue una medida necesaria porque las condiciones internacionales no se modifican, los precios del petróleo se mantienen a la baja y la planta productiva esta decaída.
Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.
Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Miguel Barbosa Huerta, consideró “necesaria y correcta” la decisión de aumentar la subasta diaria de dólares para mantener el control en el tipo de cambio.

El legislador informó que el lunes se entrevistó con el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, quien le manifestó lo que ocurre con la situación peso-dólar por factores exógenos.

Según el senador, el titular del banco central auguró que se avecinan “tiempos difíciles” para la economía mexicana y mundial.

Ante ese panorama, insistió en que fue acertada la determinación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y del Banxico, que conforman la Comisión de Cambios, de inyectar recursos para evitar la depreciación del peso.

“Fue necesaria y correcta porque las condiciones internacionales no se modifican, los precios del petróleo se mantienen a la baja y la planta productiva esta decaída”, externó Barbosa Huerta después de inaugurar el IV Encuentro Parlamentario del XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo, en la sede del Senado de la República.

Externó que la especulación sobre el alza de las tasas de interés en Estados Unidos, la necesidad de las empresas nacionales para contar con dólares y realizar sus operaciones comerciales y la planta productiva mexicana distinta a la petrolera también han retrocedido.

Para evitar que esa volatilidad del peso frente al dólar se convierta en inflación es por lo que se tomó esa medida, que es la correcta. “Afortunadamente hay una reserva internacional fuerte”, enfatizó.

Barbosa Huerta confió que esa volatilidad sea pasajera es decir, que sólo dure unos meses y se pronunció por rediseñar la política económica para evitar que la especulación deje sin reservas al país.

De igual forma, dijo, “para impedir, por encima de todo, que la carestía se radicalice por esos altibajos con la moneda nacional porque los que más perderían serían los pobres”.