La directriz anarquista contra "objetivos humanos"

Basada en recomendaciones de "anarcos" griegos, el pasado 15 de septiembre nació la versión mexicana de Células del Fuego, “insurreccionalistas” que “usan a las masas para atacar a la policía, ...
Se infiltran en manifestaciones pacíficas para causar represión y enfrentamientos.
Se infiltran en manifestaciones pacíficas para causar represión y enfrentamientos. (Javier Ríos)

Ciudad de México

Fue en las Jornadas Informales Anárquicas 2013-Simposio Internacional, celebradas en México, cuando un sector de anarquistas mexicanos “adoptó” la directriz enviada por presos de Grecia que recomendaba “dejar atrás los atentados contra bancos (para) dar paso a ejecuciones de objetivos humanos”.

La idea a acoger por los asistentes al Auditorio Che Guevara, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, del 27 al 29 de diciembre de ese año, provenía del grupo griego denominado Conspiración de Células del Fuego FAI/FRI, con similares en al menos siete países, entre ellos Chile y México.

El texto de 16 páginas, titulado “Seamos Peligrosxs”, recomienda infiltrarse en los movimientos y manifestaciones pacíficas sin importarles que su aparición provoque represión y enfrentamientos con la policía. Es decir, tal y como ha sucedido en las últimas manifestaciones pacíficas en demanda de la aparición de los 43 normalistas de Guerrero.

Pretenden “dar un salto hacia la agudización de la insurrección anarquista… Muy a menudo vemos a compas insurreccionalistas esperar por la siguiente cita en las calles, sin crear infraestructuras guerrilleras en el aquí y el ahora.

“Se quedan contentxs con el enfrentamiento con los granaderos y los ataques a los símbolos de la dominación, pero sin intentar trasladar esta realidad conflictiva desde el predecible encuentro de las luchas intermedias a la vida diaria”.

Plantea que, a través de las “luchas sociales, queremos crear puentes para que las minorías insumisas e insatisfechas pasen a la guerrilla urbana anarquista, allí donde el ataque es permanente.

“Cada unx de nosotrxs, lejos de roles y especializaciones, puede desarrollar sus capacidades y probarlo todo a través de la reciprocidad fraterna... atracos, incendios, bombas, ejecuciones, textos, debates y cualquier otra expresión que promueva la nueva anarquía.”

En esa reunión en Ciudad Universitaria, diversos grupos de anarquistas mexicanos y de otros países se reivindicaron como “anarquistas insurreccionalistas”. En una intervención, hablando sobre el Estado mexicano y los diferentes gobiernos del mundo, afirmaron: “No reconocemos su autoridad, no nos intimidan; no han podido pararnos ni podrán… Habrá lucha directa contra el poder en todas sus formas”.

CONSPIRACIÓN EN CHILE

Según ese documento, que llegó a manos de Los Carabineros en Chile —cuerpo oficial de la policía—, los anarquistas no tienen “ningún problema ético para usar a las masas de manifestantes para atacar a la policía, a los bancos y a los periodistas, mediante la táctica de ‘morder y desaparecer’. Incluso si este movimiento nuestro puede provocar represión y cargas policiales contra una manifestación pacífica, poco nos importa”.

Integrantes de esa corporación (La Tercera, 27 de julio 2014) señalaron que la reunión de los jóvenes anarquistas en el Distrito Federal tuvo por objetivo lanzar a fondo ofensivas en varios países.

El sector de Inteligencia de Los Carabineros señaló: “Ya no estamos hablando de lugares aislados, de cajeros automáticos o servicios públicos en horarios nocturnos”. Los nuevos blancos para los anarquistas “se centran en espacios públicos que son ocupados por ciudadanos, en servicios de transporte público en horario de funcionamiento”.

Los focos rojos en ese país se encendieron, después de que un grupo anarquista, llamado también Conspiración de Células del Fuego, colocó el pasado 13 de julio explosivos en la estación del Metro Los Dominicos. La policía encontró que tres estudiantes habían estado en ese encuentro en la ciudad mexicana. Uno de ellos lleva por apodo El Moro.

Según fuentes consultadas por el reportero entre militantes de grupos anarquistas, ese apodo es el mismo que corresponde al recién detenido y liberado por la Procuraduría General de la República (PGR) Lawrence Maxwell Ilabaca.

GRECIA

De 2009 a la fecha, integrantes de la Conspiración de Células del Fuego se enfrentan con la policía, incendian establecimientos bancarios, industriales y tiendas de conveniencia o envían paquetes con explosivos.

Dentro del denominado Proyecto Fénix, que busca la liberación de anarcos presos en el mundo, “se han registrado 13 atentados con bombas y ataques incendiarios en Grecia, Rusia, Indonesia, Chile, México, Alemania e Italia”.

VERSIÓN MÉXICO

Después de esa reunión en la Ciudad de México, alrededor de 15 grupos de anarquistas fundaron el pasado 15 de septiembre la versión mexicana de Conspiración de las Células del Fuego/Federación Anarquista Informal (FAI), según la página web Liberación Total.

Otra coalición de anarquistas mexicanos es Grupos Autónomos Armados–Guerrillas Negras de México, todos investigados por vandalismo. Las afinidades entre grupos anarquistas mexicanos con los de otros países son vastas, según páginas web consultadas. Por ejemplo, el denominado Grupo de la Cólera/Federación Anarquista Informal que actúa en Buenos Aires, Argentina, ha exigido con quema de autos la liberación de presos anarquistas en varios países, entre ellos los de México. En el DF actúa la Brigada de Acción Incendiaria–Compañero Mauricio Morales desde 2010 y su especialidad son los incendios.