Alertan diputados del PRD por sobrepoblación en penales

El líder del PRD en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, dijo que hay más de 51 mil presos del límite permitido en los centros penitenciarios del país.
Francisco Martínez Neri, coordinador del PRD en la Cámara de Diputados.
Francisco Martínez Neri, coordinador del PRD en la Cámara de Diputados. (Tomada de Facebook / franciscomartinezneri)

Ciudad de México

La sobrepoblación carcelaria supera el 23 por ciento la capacidad instalada y al menos 204 de los 388 reclusorios en el país registran problemas de hacinamiento.

Así lo advirtió el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, al subrayar que la saturación de los centros penitenciarios alcanza cifras alarmantes, no obstante que su capacidad se triplicó en los últimos veinte años, al pasar de 67 mil 324 lugares en 1995 a 203 mil 084 en 2015.

Al cierre del año pasado se contabilizaban 254 mil 705 internos, es decir, 51 mil 621 más que el cupo máximo, indicó, con base en información oficial.

Martínez Neri se refirió como ejemplo al Centro Federal de Readaptación Social de Puente Grande, cuya capacidad es de mil 40 internos, pero está rebasada por 586, lo que representa 56.35 por ciento de sobreocupación.

Calificó de inadmisible esa situación y dijo que los gobiernos han sido incapaces de garantizar en dos décadas centros penitenciarios confiables: "ya hemos visto fugas de penales de máxima seguridad, lo cual es ridículo".

El legislador oaxaqueño remarcó la necesidad de erradicar la sobrepoblación en los centros penitenciarios, con el fin de normalizar actividades como el deporte, la capacitación laboral, el acceso a educación y salud para lograr la reinserción social y evitar la reincidencia delictiva.

Señaló que el sobrecupo en los penales ha aumentado con ocho mil internos cada año, lo que significa que 22 personas pierden su libertad diariamente.

"Debemos reconocer que a pesar de crear más espacios para los nuevos reclusos, la habilitación no soluciona el problema de fondo, porque el hacinamiento pone en riesgo la satisfacción de necesidades básicas como abasto de agua para beber, un lugar digno para dormir o cubrir necesidades fisiológicas mínimas", indicó.