Piden acción más decidida del gobierno federal en Tamaulipas

El secretario de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados dijo que esta intervención es necesaria para abatir la incidencia de secuestros y devolver la tranquilidad a los ciudadanos.

Ciudad de México

El secretario de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, Arturo Santana, demandó una intervención más decidida del gobierno federal en el estado de Tamaulipas para abatir la incidencia de secuestros y devolver la tranquilidad a los ciudadanos.

Sostuvo que el plagio de Alan Pulido fue solo uno más de los muchos que evidencian el fracaso del gobierno tamaulipeco.

MILENIO documentó que el de Pulido fue el secuestro número 203 en Ciudad Victoria desde enero de 2012 a la fecha, mientras la cifra total en todo el estado alcanza ya 940 casos.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, dicha cifra representa la más alta entre las entidades federativas, seguida por el Estado de México, con 452 secuestros, y Veracruz, con 308 en el mismo lapso.

Al respecto, el legislador perredista Arturo Santana advirtió que la agudización de los problemas de inseguridad en Tamaulipas no puede explicarse sin la colusión de las autoridades con las organizaciones criminales.

“Es importante empezar a desenmascarar a aquellos que, bajo el manto del poder, solapan este tipo de actividades y han podrido la forma de hacer gobierno en el estado”, dijo.

En entrevista, urgió al gobierno federal a intensificar las acciones contra el narcotráfico y el crimen organizado en la entidad, hasta desmantelar el poder de esas bandas y desmantelar las redes de complicidad que han permitido su operación prácticamente impune.

“Creo que debe intervenir con más firmeza el gobierno federal para darle paz y serenidad a un estado que ha sido tan golpeado como Tamaulipas”, insistió.

Santana recomendó impulsar en ese estado políticas públicas de seguridad y combate a la delincuencia, pero simultáneamente redoblar los esfuerzos en el combate a la pobreza ya la desocupación, como factores para la proliferación de bandas criminales.