Diputados condenan nueva ley antimigrante de Texas

La Comisión de Relaciones Exteriores dijo que el gobierno mexicano debe expresar su rechazo a la Ley SB4 y reforzar las acciones en defensa de los connacionales en Estados Unidos.
El gobierno de Donald Trump ha planteado una ofensiva constante hacia los migrantes.
La nueva legislación también castiga a los sheriffs, policías y jefes de corporaciones que se resistan a cooperar con las autoridades federales para detener a indocumentados. (AP)

Ciudad de México

La Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados condenó la aprobación y entrada en vigor de la Ley SB4 de Texas que prohíbe las "ciudades santuario" en el estado y autoriza a los policías locales a verificar el estatus migratorio de cualquier detenido.

"Condenamos esta ley y que el propio congreso local la haya aprobado, principalmente porque Texas es un estado de mexicanos, y además es primer socio comercial, hay fuerte vinculación y la riqueza que se produce en esa entidad en buena medida es producto de manos mexicanas", puntualizó el priista Víctor Manuel Giorgana, presidente de la comisión legislativa.

TE RECOMENDAMOS: Texas veta las 'ciudades santuario'

El perredista Agustín Basave instó a su vez al gobierno mexicano a expresar con toda firmeza su repudio a la Ley SB4 y reforzar las acciones en defensa de los connacionales en Estados Unidos.

Los diputados integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores sostuvieron este lunes un encuentro con la coordinadora de la iniciativa Agenda Migrante, Eunice Rendón, y la abogada especialista en migración, Janeth Moreno.

Rendón alertó sobre las deportaciones expeditas que colocan a la agencia ICE como juez y juzgado, violentando los debidos procesos y las cortes de migración.

Explicó que lo anterior es consecuencia de las órdenes ejecutivas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en materia de migración.

Admitió que el volumen de las deportaciones de Estados Unidos a México se redujo durante la administración de Trump, con respecto a los números del gobierno de Barack Obama.

Sin embargo, explicó que los intentos para ingresar a Estados Unidos han disminuido hasta 60 por ciento por el posicionamiento del actual gobierno ante la migración indocumentada.

Rendón detalló que actualmente existen casos de mexicanos que han vivido 40 años en ese país y están siendo deportados por faltas administrativas, pues solo 6 por ciento ha cometido delitos mayores.

La nueva legislación antimigrante de Texas también castiga a los sheriffs, policías y jefes de corporaciones que se resistan a cooperar con las autoridades federales para detener a indocumentados sujetos a deportación.

AER