Congreso recibe a Dilma Rousseff en sesión solemne

La presidenta de Brasil dio un discurso ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión en el recinto legislativo.

Ciudad de México

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff arribó a la sede del Senado de la República donde el Congreso realizó una sesión solemne para recibir y escuchar a la mandataria en el marco de su visita de Estado a México.

Pasadas las 11:00 horas llegó la comitiva de la mandataria brasileña a la puerta principal de la sede legislativa donde ya la esperaban los senadores Mariana Gómez del Campo, Arturo Zamora Jiménez y Emilio Gamboa, entre otros.

De inmediato fue llevada al Salón de Plenos donde dirigió un mensaje ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Ante el presidente del Senado, Miguel Barbosa, el coordinador priista, Emilio Gamboa, el canciller José Antonio Meade, y la embajadora de México en Brasil, Beatriz Paredes, entre otros, la mandataria señaló que con los acuerdos planteados este martes, se potencializarán ambas economías

Durante su exposición dijo que las relaciones entre México y su país se estrecharán aún más, y así lo acordó con su homólogo mexicano, Enrique Peña, con quien planteó establecer medidas concretas para intensificar su dinamismo.

Los presidentes firmaron acuerdos relacionados a los sectores aéreos y medio ambiente, esto después de que ambas naciones han sufrido la devastación de fenómenos naturales, como el tornado que golpeó Ciudad Acuña, en el estado de Coahuila.

La mandataria brasileña destacó el Acuerdo de Cooperación y Facilitación de Inversiones, que estimulará los flujos de las mismas entre las naciones.

“Se debe ampliar el AC 53, el Acuerdo de Complementación Económica número 53, al introducir nuevos productos y reducir aranceles y también ampliar el comercio en sí”, informó

Afirmó que la economía de ambas naciones, no son competencia, sino que se complementan y funcionan como una palanca de desarrollo a nivel Latinoamérica de manera positiva.

Expresó que en los últimos diez años, el intercambio entre las naciones se duplicó, por lo que se ha propuesto cooperar en el área de agricultura tropical, pesca, entre bancos de fomento y agencias de promoción comercial y de turismo.

“Respetamos iniciativas conjuntas en energía, a través de nuestras empresas, petróleo brasileño, Petrobras y PEMEX, petróleo mexicano, defensas e innovación”, explicó.

Previo a su intervención, el presidente del Senado, Miguel Barbosa, dijo que México y Brasil son los “motores económicos de Latinoamérica, porque unidos representamos más de dos terceras partes de las 500 empresas más destacas del continente”, razón por la que deben hacer a un lado las rivalidades regionales.

Por último, Dilma Rousseff reconoció la presencia femenina en el Congreso de la Unión, y dijo que es imprescindible que ambas naciones combatan la violencia de género y se garantice la igualdad en oportunidades, tratamiento, y educación.