Faltan irregularidades sobre deuda en auditoría: Adrián

El alcalde de Monterrey indicó que aunque el tema forma parte de la auditoría que se hace a la administración de Margarita, no la incluyeron porque no han terminado la revisión de las facturas.
El alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza Santos.
El alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza Santos. (Foto: Ricardo Alanís)

Monterrey

Mientras que este viernes se dieron a conocer los resultados preliminares de la auditoría que se le practica a la administración anterior de Monterrey, el alcalde Adrián de la Garza Santos declaró que no se informó sobre el tema de la deuda de corto plazo tres veces más grande de la que les anunciaron, ya que no han concluido la revisión y analizan si todas las facturas pendientes son susceptibles de pagar.

El presidente municipal expresó que haber recibido esas facturas aún no cubiertas, no quiere decir que sea un hecho que las liquidarán, ya que primero investigarán que exista el servicio o producto otorgado.

"En el caso de la deuda de corto plazo, es parte de lo que se está viendo en el acta de entrega-recepción, pero también es parte de la auditoría contable que se está realizando, no quisimos proyectar lo que es la deuda de corto plazo, porque no hemos concluido, y aparte no queremos tampoco dar por un hecho que quienes nos entregaron una factura den por hecho que el municipio está agarrando esa obligación.

"¿A qué me refiero con eso?, que puede haber facturas que se presentaron, que no se prestó el servicio o no se entregó la cosa, y que como quiera se haya recibido la factura", comentó.

El miércoles el propio alcalde anunció que al revisar facturas que recibieron detectaron que la deuda de corto plazo ya va en mil 150 millones de pesos, y hay algunos pronósticos negativos que señalan que podría subir hasta los mil 500 millones, cuando la información que recibieron fue que era de 380 millones de pesos.

Esto pese a que el 24 de noviembre, MILENIO Monterrey publicó que la deuda que dejó la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, a la actual administración, sería el doble de lo que le notificó, es decir, en ese tiempo las facturas encontradas y contabilizadas superaban los 700 millones de pesos, pero la cifra creció y podría llegar hasta los mil 500 millones de pesos.