Ni un paso atrás en lucha anticrimen, piden en San Lázaro

El líder de la bancada del PAN exhortó al gobierno federal a reconocer la agudización de la violencia en algunas partes del país, mientras que el vocero del PRI celebró las capturas en Tamaulipas.
Los 15 jóvenes viajarán hoy a la Ciudad de México para presentar las iniciativas.
El coordinador del PRD lamentó las reacciones del crimen organizado en Tamaulipas. | Archivo (Notimex)

Ciudad de México

Las fracciones del PRI y del PAN en la Cámara de Diputados llamaron al Estado mexicano a no dar ni un paso atrás en la lucha contra el crimen organizado, ni ceder a las reacciones violentas de organizaciones delictivas ante la aprehensión de sus líderes, como ocurre hoy en Tamaulipas.

El coordinador de la bancada panista en el Palacio de San Lázaro, Ricardo Anaya, instó igualmente al gobierno federal a reconocer la agudización de la violencia en algunas regiones del país, como un primer paso para resolver el problema.

"Nuestro llamado al gobierno es que reconozca esta realidad, pero también es a que el Estado mexicano no dé ni un paso atrás frente ante el crimen organizado. No podemos bajo ninguna circunstancia ceder bajo el chantaje de los criminales; el Estado mexicano se debe mantener fuerte en su lucha contra el crimen organizado", puntualizó.

Por separado, el vocero de los diputados federales del PRI, Héctor Gutiérrez de la Garza, celebró la captura de los capos en el estado de Tamaulipas y pidió evitar descalificaciones a la acción del Estado por la respuesta violenta de las bandas criminales.

"Sabemos que fuerzas reales están tratando de detener el poder del Estado, pero hay que fortalecer la acción del Estado, no criticarlo", indicó.

Reafirmó, en ese sentido el respaldo del grupo parlamentario del PRI a las acciones en materia de justicia y seguridad: "no vamos a descalificar una acción por la reacción fáctica que sabemos que se presenta y no es la primera vez".

En su turno, el coordinador perredista Miguel Alonso Raya dijo carecer de elementos para rebatir el discurso del gobierno federal sobre una supuesta reducción de la violencia en México, pero sostuvo que la percepción ciudadana es contraria a la versión oficial.

Lamentó las reacciones del crimen organizado en el estado de Tamaulipas e insistió en la urgente necesidad de una política integral en materia de depuración policiaca, readaptación social y lucha frontal a la corrupción para combatir eficazmente a la delincuencia organizada.