Modelo educativo, botín para imponer ideología de género: Arquidiócesis

En el editorial del semanario "Desde la Fe", la Arquidiócesis llamó a los padres de familia a participar en elaboración de contenidos y libros de texto para decidir sobre la formación de sus hijos. 
El nuevo modelo educativo propuesto por la SEP modificará la forma en la que se evaluarán a docentes y a alumnos.
El nuevo modelo educativo propuesto por la SEP modificará la forma en la que se evaluarán a docentes y a alumnos. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El nuevo modelo educativo representa un atractivo "botín político" para los grupos que impulsan la ideología de género, por lo que convocó a los padres de familia a estar atentos y participar en la elaboración de los nuevos libros de texto gratuitos.

TE RECOMENDAMOS: Tras 58 años, cambia el modelo educativo

La educación "no se ofrece en charola de plata a lobbys que quieren imponer la agenda transgénero y de arquetipos sexuales ambiguos, como sucede en naciones europeas donde el arma usual de estos grupos es la intolerancia para imponer una auténtica dictadura de pensamiento que socava la naturaleza humana y agrede a la familia con furia energúmena", de acuerdo con el semanario "Desde la Fe".

En el editorial "Patología de Género", la Arquidiócesis llamó a los padres de familia a participar en los procesos educativos y elaboración de contenidos de los libros de texto gratuitos y a las autoridades a reconocer el derecho de los padres a decidir cómo quieren que sus hijos sean educados.

TE RECOMENDAMOS: El ABC del nuevo modelo educativo de la SEP

El artículo dice que en la educación debe fomentarse la inclusión y la tolerancia en las aulas para evitar cualquier forma de discriminación, pero pide prevenir la “filtración de perversas e irracionales ideologías que destruyen el significado de familia”, a la que define como la institución fundamental en la sociedad conformada por un hombre y una mujer.

De acuerdo con el editorial, la primera gran prueba del nuevo modelo educativo se asoma: no debe ceder ante la ideología de género que, por sus condiciones alienantes, dijo, mejor debería llamarse “patología de género”.


OVM