Rechaza Senado desaparición de poderes en Guerrero

La Comisión de Gobernación argumentó que los poderes Legislativo y Judicial están trabajando, además de que ya se eligió a un gobernador interino en el estado.
El Senado aprobó con los votos del PRI, PAN Y PVEM, el dictamen que prorroga una semana la decisión de si desaparece o no los poderes en Guerrero.
El Senado de la República. (Tomada de Twitter / @Senado_PRI)

Ciudad de México

Por unanimidad, y a mano alzada, el Senado desechó la solicitud de desaparición de poderes solicitada por Acción Nacional, al argumentar la Comisión de Gobernación que los poderes Legislativo y Judicial están trabajando, además de que ya se eligió a un gobernador interino.

Durante el debate que se postergó desde el pasado jueves, senadores del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano exigieron que no haya mantos de impunidad y que se castigue a todos los responsables, ya  sea por omisión o por comisión, pero sobre todo que se encuentre a los 43 normalistas como una prioridad.

En el dictamen aprobado, “se declara improcedente la petición formulada por diversos senadores del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional”.

“Aprobado en consecuencia, archívese el asunto como totalmente concluido, notifíquese a las senadoras y senadores promoventes”, instruyó el presidente en turno de la mesa, el panista José Rosas Aispuro.

En su turno, el priista Omar Fayad, quien coordinó los trabajos del grupo que viajó a Guerrero a constatar el trabajo de los tres poderes del Estado, dijo que cuando hay estos hechos lamentables como la muerte y desaparición de normalistas, “debemos cuestionarnos cuál es la intervención que debemos de tener como senadores, y la respuesta debe ser que ante lo delicado debemos evitar a toda costa la politización de las actuaciones y apegarnos al orden jurídico para no debilitar las bases de la federación”.

Sostuvo que el Senado hizo un trabajo serio, sólido, por lo que “hemos decidido presentarles este proyecto, que tienen como único punto el declarar la no procedencia”, pues se pudo constatar en los hechos que el desarrollo del poder público en el estado de Guerrero estaba en pleno funcionamiento, tanto el Legislativo, el Judicial “y que el gobernador del estado se encontraba en reuniones de trabajo y de coordinación con la federación”.

Por su parte, la vicecoordinadora perredista Dolores Padierna exigió que no haya mantos de impunidad, al recordar que no solo el gobierno federal tiene responsabilidad porque conoció de denuncias previas, sino también los gobiernos perredistas que cobijaron a personajes como el alcalde de Iguala.

“La detención de José Luis Abarca nos debe servir para encontrar a los 43 normalistas”, reclamó Padierna Luna.

La senadora de Movimiento Ciudadano Layda Sansores pidió la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto,  al hacer notar que él también tiene bajo su mando al Ejército y hoy nadie sabe qué hizo el Instituto Armado si teniendo una  base en Iguala no hizo nada por auxiliar a los estudiantes que pedían ayuda.

“Iguala no es un asunto local”, indicó la legisladora, al apuntar que es uno de los hechos más dolorosos ocurridos en el país, sin que hubiesen funcionado los servicios de inteligencia para prevenirlo.

El panista Javier Corral señaló que el dictamen deja sin efecto la solicitud, porque sobre vino la renuncia del gobernador Ángel Aguirre, pero no hubo una valoración de la situación en el estado.

Criticó que no se haya investigado a fondo, no si los diputados están reunidos o los magistrados están sentados tras un escritorio, sino cómo ejercen sus funciones.

“Creemos que la renuncia de Aguirre puede mejorar las condiciones en Guerrero”, indicó, al manifestar que votarían a favor, pero el responsable político, jurídico y administrativo es el presidente de la República aun cuando él consideró inicialmente que el problema de ese estado es local.