Las dos caras de la nueva ley contra desaparición forzada

Familiares de desaparecidos esperan que la nueva medida tengo un buen presupuesto para que se mantenga, mientras que algunas organizaciones civiles consideran que no servirá de nada.
Con el apoyo de integrantes de otras organizaciones, padres y otros familiares de los 43 desaparecidos por el caso Iguala protestaron en Reforma y Bucareli.
De acuerdo con datos del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, actualmente en el país hay 33 mil 482 personas en México cuyo paradero es desconocido. (Archivo) (Alejandro Villa)

Ciudad de México

La aprobación de la Ley General de Desaparición Forzada y Desaparición por Particulares, tras más de dos años de discusión en la Cámara de Diputados, fue recibida por algunos familiares de víctimas con alivio, aunque otros fueron más críticos y dijeron que una norma más no resolverá el problema.

"Es un día memorable, de un avance significativo", manifestó Lucía Díaz, del colectivo de búsqueda de desaparecidos Solecito, después de que la Cámara de Diputados aprobara, con 361 votos en favor, ninguno en contra y ninguna abstención, la norma, que ya pasó en el Senado el 27 de abril de este año.

El trabajo para que saliera esta ley, en el que han participado familiares y organizaciones civiles, ha sido "desgastante" y lleno de presión, comenta Díaz, quien reconoce que desde el colectivo de Veracruz  están "bastante aliviados".

TE RECOMENDAMOS: Diputados aprueban ley contra desaparición forzada

"Viene tarde, pero por fin llegó, y bienvenida", apuntó respecto aprobación.

Ahora, los familiares seguirán luchando para que la norma tenga "un presupuesto adecuado", porque de otra forma "sería una bofetada". Además, falta que los estados se hagan eco y logren armonizarse.

En el caso de su grupo, esperan que la aprobación les ayude a conseguir el apoyo del Estado. "Todo se ha hecho con fondos de nosotras; hemos gastado más de medio millón de pesos, cosa que no es tan sencilla para un colectivo donde la mayoría de las madres no tienen recursos", remarcó Díaz.

De manera general, la activista consideró que "va a mejorar la situación de todo México".

Menos optimista se mostró Mario Vergara, del colectivo Los otros desaparecidos, del estado de Guerrero. "Una ley más no va a solucionar el problema de este país, falta algo más", sostuvo.

De acuerdo con datos del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, actualmente en el país hay 33 mil 482 personas en México cuyo paradero es desconocido.

Sin embargo, los familiares aseguran que esta cifra no se corresponde con la realidad y que el número real es mucho mayor, porque hay quienes no denuncian por miedo o desconfianza en las autoridades.

"Para nosotros es una ley más de las tantas que existen", indicó Vergara, y añadió que hay otras normas que no han funcionado, como la Ley General de Víctimas, que es "un fracaso, una vil mentira".

En Guerrero, expuso, "sigue la guerra que han generado los grupos delictivos y el gobierno, y nosotros estamos en medio de una guerra buscando a nuestros familiares".

"Nos da mucha tristeza estar viviendo todo esto, pero es que todo lo que han hecho no ha funcionado; seguimos sin encontrar a nuestros familiares", argumentó.

Vergara aseguró que desde su colectivo seguirán "el mismo camino" de siempre: salir a los campos y cerros para buscar, con sus propios recursos, a sus seres queridos.

Recordó que, en primer lugar, "si el gobierno hiciera su trabajo", la dramática situación de los desaparecidos no existiría.

Los legisladores, afirmó, son "parte de la simulación, están engañando a México y al mundo", ya que defienden que la solución está en la ley.

No obstante, Vergara tiene la esperanza de que, con ayuda internacional, la situación cambie: "Gracias a que el mundo ha mirado a México con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014, y todas las mentiras que ha dicho el gobierno mexicano, algún día esto va a cambiar". 

JOS