Se desangran maestros para exigir la entrega de escuelas

En la presentación de su tercer informe, Gabino Cué asegura que se ha atendido el pliego petitorio magisterial y que se lograron acuerdos sin plantones y sin suspensión de clases.
El gobernador oaxaqueño, en la tribuna legislativa estatal.
El gobernador oaxaqueño, en la tribuna legislativa estatal. (Luis Alberto Cruz)

Oaxaca

Durante el tercer informe del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, integrantes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación protestaron contra la reforma educativa, inclusive algunos se desangraron.

Los líderes magisteriales Rubén Núñez y Francisco Villalobos montaron en dos camionetas bocinas gigantes para exigir que padres de familia y maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) “desalojen los planteles que tienen bajo su resguardo”.

Además, durante el mitin, media docena de integrantes del magisterio disidente decidieron desangrarse frente a la puerta principal del Congreso estatal, en repudio a la nueva ley educativa.

Adentro, desde la tribuna legislativa, Cué dijo que su gobierno e instancias federales “hemos atendido el pliego petitorio magisterial y, por primera vez en 33 años, logramos acuerdos sin plantones, sin suspensión de labores educativas, lo que permitió cumplir a cabalidad de calendario del ciclo escolar 2012-1013”.

Refirió que otro de los momentos de dificultad por los que ha atravesado su gestión fueron los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel, que devastaron amplias regiones del territorio oaxaqueño, pero que con el apoyo del gobierno federal se ha salido adelante.

“Por esa razón, en nombre del pueblo y el gobierno de Oaxaca, expreso mi gratitud y reconocimiento a la administración del presidente Enrique Peña Nieto, merced a su respaldo solidario y generoso dispensado a Oaxaca en los momentos cruciales provocados por las contingencias ambientales y a los conflictos sociopolíticos, suscitados en este año de grandes retos”.

Arropado por la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles; por los gobernadores de Chiapas, Manuel Velasco; de Puebla, Rafael Moreno Valle, y por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, el mandatario dijo que “a pesar de lo difícil que hoy resultan los tiempos en Oaxaca, detrás de las nubes se esconden miles de soles que la iluminarán en su devenir de grandeza”.

Al término del acto, Robles aseguró que el informe le pareció “completo y preciso, y vengo a manifestarle el respaldo absoluto del presidente de México al gobernador y al pueblo de Oaxaca; en ese sentido habremos de seguir trabajando de la mano ambos niveles de gobierno para combatir frontalmente la pobreza en esta región del país”.

Por su parte, Moreno Valle sostuvo que acudió a Oaxaca para refrendar los lazos de amistad que existen entre ambos estados y en particular con el gobernador Cué, a quien “le brindamos todo nuestro apoyo, nuestra solidaridad y buena vibra para los próximos tres años que le restan a su administración”.

El mandatario de Chiapas, Manuel Velasco, consideró que Cué se ha mantenido a la altura de las demandas de su población y confía en que su trabajo durante los próximos tres años, habrá de ser realista y en apoyo a los sectores más desprotegidos.