ENTREVISTA | POR AXEL CHÁVEZ

David Penchyna Grub Abogado

En entrevista para MILENIO Hidalgo, el presidente de la Comisión de Energía en la Cámara Alta reconoce el costo político para su partido por esta iniciativa, califica de "chantaje" la propuesta de consulta pública del PRD, que dice no procederá, y asegura que el modelo de Pemex es obsoleto, por ello, "el petróleo fácil se acabó".

"En una década, México vivirá una revolución económica"

 David Penchyna Grub, senador por el estado de Hidalgo.
David Penchyna Grub, senador por el estado de Hidalgo. (Arturo González )

Pachuca

Con la aprobación de la Reforma Energética y la inclusión de capital privado a las industrias petrolera y gasífera, así como al sector eléctrico, el senador priísta David Penchyna Grub afirma que México vivirá una "revolución económica" en una década, al tiempo que descarta la entrega de la riqueza nacional de los hidrocarburos a manos extranjeras.

En entrevista para MILENIO Hidalgo, el presidente de la Comisión de Energía en la Cámara Alta reconoce el costo político para su partido por esta iniciativa, califica de "chantaje" la propuesta de consulta pública del PRD, que dice no procederá, y asegura que el modelo de Pemex es obsoleto, por ello, "el petróleo fácil se acabó".

¿Cuál es el balance legislativo del último periodo ordinario de sesiones?

Esta Legislatura en un año logró lo que en México no se hizo en tres décadas con las reformas educativa, financiera y fiscal.

Hicimos una reforma en Telecomunicaciones pese al poderío de los grandes monopolios y oligopolios, para que los servicios sean a mejor precio. Además, ante la incredulidad del mundo y de los propios mexicanos que pensaban que no podíamos cambiar lo que había dado signos de agotamiento y de un modelo que ya era inservible, hicimos la reforma energética, que parecía intocable en nuestras leyes por la carga histórica que tiene este sector (...) Cuándo un país está mal hay que cambiarlo, y nosotros con todo el costo político que esto representa nos hemos atrevido a cambiar lo que ya no funcionaba en México. Creo que hoy hemos dado el paso al cambio económico más profundo de los últimos 60 años.

¿Cuándo podrá observarse el crecimiento económico con la reforma energética y qué opciones hay para Hidalgo con la refinería Bicentenario?

La reforma energética va más allá de una refinería, aunque en el momento en que fue aprobada Hidalgo sale ganando con la posibilidad de que un proyecto como éste, que prácticamente por falta de inversión estaba cancelado, hoy revive con la opción de continuar con capital público y privado.

En los países que se han hecho bien los cambios energéticos, que es a lo que aspiramos nosotros, los beneficios reales, tangibles y definitivos se dan en un lapso de diez años, pero desde el primero que se instaura el nuevo modelo se empiezan a percibir beneficios de manera gradual.

Nuestros retos a mediano plazo son bajar el costo de la luz y del gas, y que esa inversión se traduzca en la construcción de más ductos, almacenes, gasolineras; más refinerías, exploración y producción de la zona de hidrocarburos. Además, la apertura del sector eléctrico nos va a dar nuevas plantas de generación de electricidad que hoy producen con fósiles y con combustóleo que lanza emisiones de dióxido de carbono al medio ambiente, que, además del daño que producen, hacen que la luz sea muy cara.

México va a empezar a cambiar a partir del próximo año y nos espera una década de una revolución económica.

Sin embargo, la aprobación de esta reforma ha generado un tenso escenario político, con manifestaciones de partidos y sectores sociales...

Lo único triste en la historia de la reforma energética, y lo voy a decir muy claro, es ver la pobreza del debate que dio la izquierda.

Cuando se dedicó a cercar al Senado y secuestrarlo más de diez días a través de supuestas protestas que nunca rebasaron más de 800 personas, cuando se dedicó a perpetrar en la tribuna groserías, descalificaciones, sin argumentos sino consignas y amenazas, nos dimos cuenta que la izquierda no tiene discurso ni ideas. Tiene en su haber chantajes y factores de presión, pero cuando recurrió a tratar de evitar la reforma energética con un diputado que tuvo a bien desnudarse en la tribuna, habló por sí misma la pobreza de sus argumentos.

Esta iniciativa fue aprobada por más de 90 votos en el Senado cuando sólo se requerían 86; en la Cámara de Diputados por más de 350, y en menos de 48 horas fue avalada por más de diez Congresos locales.

Me parece que la izquierda mexicana lo que debe hacer es revisarse, darse cuenta que en sus rencores y odios personales ha perdido la oportunidad de competir con seriedad y con ideas en la sociedad.

¿Procederá la consulta pública que impulsa el PRD?

¡Es un chantaje! Los representantes populares somos electos para tomar decisiones. México vive en una democracia representativa, ese es el sistema político que hemos construido. La supuesta consulta popular es una farsa de quienes no conocen la Constitución. A nosotros nos eligió el pueblo para tomar decisiones.

En otro tema, el sexenio pasado el problema más grave fue la inseguridad, de la que desprendió una guerra contra el crimen organizado, ¿cuál es su análisis de la nueva estrategia de seguridad?, ¿ha disminuido el índice delictivo?

Si vemos con seriedad las cifras de secuestros y de delitos relacionados con el crimen organizado, de las bandas que han sido desarticuladas, sin cantar victoria, la tendencia empieza a ir a la baja. Falta mucho por recorren, recibimos (el PRI) un país en llamas y estamos tratando de salir adelante.

No fue un buen año en materia económica, pero estoy convencido de que el presidente Peña apostó su capital político a sacar las reformas porque sin ellas no podíamos cambiar las cosas.

¿Considera que debe continuar la lucha armada con el Ejército contra los cárteles del narcotráfico?

Un error del sexenio pasado fue crear una guerra, porque no debemos estar en guerra los mexicanos sino en una estrategia integral, de inteligencia, para desarraigar al crimen organizado. El Ejército es un baluarte que debe de seguir apoyando estas tareas, pero no podemos estar basados en una estrategia como la anterior. Esa es la gran diferencia con el pasado de una guerra de la que se hizo un discurso y una justificación de quien tenía el poder.

¿En el tema político y de negociaciones entre partidos, ve posible el regreso del PRD al Pacto por México?

Estoy seguro que si la izquierda reflexiona y se da cuenta de lo mal que hizo al final de este periodo y de lo mucho que ganó dentro del Pacto por México, va a regresar a la mesa.

Los rencores y acontecimientos, hasta verbalmente violentos, que vivimos en este debate mal habido de la izquierda en materia energética, con los cambios que ha logrado este país quedarán atrás.