Entre mentadas, trova en tribuna y reclamos

Rencillas entre diputados, una legisladora que ambientó con música al Pleno y otro más que se quejó de quienes solamente se dedican "a estar chingado", así se vivió la sesión de esta madrugada en ...
El diputado presidente José González Morfín declaró a las 3:07 de este jueves un receso.
El diputado presidente José González Morfín declaró a las 3:07 de este jueves un receso. (Fernando Damián)

Ciudad de México

Un conato de pelea con todo y mentadas de madre, trova en la tribuna y un legislador que reclamó a sus pares que solo se dedicaran "a estar chingando", son tres momentos que se vivieron esta madrugada en el Pleno de la Cámara de Diputados.

El legislador perredista, Antonio García Conejo -quien al protestar contra la reforma energética en diciembre pasado se desnudó mientras pronunciaba su discurso en la sede alterna montada en el Auditorio Aurora Jiménez, ubicado en la misma Cámara de Diputados-, recibió silbidos durante su intervención al referirse al Pemexgate como "pemesguei, o pemesgaite, como quieran llamarle".

Luego de pedir en varias ocasiones al presidente de la Mesa Directiva, José González Morfín, que llamara al orden a los demás legisladores, el perredista soltó desde la tribuna.

"A ver, compañeros legisladores. Está bien, uno viene a hacer un esfuerzo para estar aquí, porque además le pagan para eso, pero una cosa es que uno haga un esfuerzo y a veces se pase uno del tiempo y otra cosa que ustedes solamente se dediquen a estar chingando. A estar solamente –disculpen, compañeros– pero solamente, no todos, no todos"

Fue ese mismo episodio el que desencadenó una confrontación entre el perredista Catalino Duarte y el priista Reynaldo Navarro de Alba.

Y es que mientras García Conejo pronunciaba su discurso, Navarro de Alba le exigía que se callara. Desde su curul, Catalino Duarte gritó al priista que cerrara la boca y fue entonces cuando el mexiquense a paso veloz, recorrió medio salón de plenos y ya muy cerca del perredista le gritó a todo pulmón "Chiga tu madre".

Un grupo de diputados y diputadas de distintos partidos se arremolinaron entre ellos evitando que el roce llegara a mayores.

Más adelante, la tensión bajó cuando al hacer uso de la palabra, la perredista María del Rosario Merlín, decidió llevar hasta la tribuna su celular para colocar en uno de los micrófonos la canción "La maldición de la Malinche", del mexicano Gabino Palomares.

Con voz pausada, la legisladora pronunció su discurso: "Compañeros, compañeras, en este momento que México está viviendo la historia más trascendental en donde estas leyes, por supuesto que tienen que ver mucho, pudiera decirles todos los artículos reservados, pudiera leerles todos los agravios o las inconformidades de diferentes sectores, pudiera venirles a gritar y ustedes gritarme ¡tiempo¡ y ¡cállate! ".

"Más sin embargo, estas reservas que de manera muy trillada, muy trillada se han presentado y que muchos de nosotros, el cansancio, ya quisiéramos estar dormidos, estar en nuestros estados, trabajando", agregó.

Al finalizar su intervención, el presidente en turno de la Mesa Directiva, Francisco Arroyo dio la palabra al diputado del PVEM, Mario Francisco Guillén y bromeó con los demás legisladores al asegurar que "él nos va a poner un mambo, no se preocupen".