El debate energético, asegurado: Beltrones

Avalarán ajustes que hizo el Senado a la iniciativa; el PRD anticipa una “participación intensa”. Se prevé que la discusión dure entre tres y cuatro días.
Ivonne Ortega, Manlio Fabio Beltrones y César Camacho.
Ivonne Ortega, Manlio Fabio Beltrones y César Camacho. (Especial)

México

Las bancadas de PRI, PAN y PRD en San Lázaro se declararon listas para iniciar hoy, con los días que sean necesarios, la discusión de la reforma energética que concluirá con el monopolio de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad en el sector de los hidrocarburos, tras la expropiación de 1938.

El líder de la diputación priista, Manlio Fabio Beltrones, adelantó que se avalarán los ajustes que hizo el Senado a la iniciativa presidencial, al señalar que van a procurar que no haya cambios en el debate a fondo y ordenado que darán de las reservas hechas en comisiones.

Sin mencionar específicamente las manifestaciones que se pudieran dar por parte del  PRD, Beltrones dijo: “Confiamos en que la garantía de una discusión abierta y sensata sobre los temas sustantivos de la reforma desacredite cualquier acción unilateral que intente impedirla”.

Respecto al debate que se prevé dure entre tres y cuatro días, toda vez que se discutirá un dictamen diario, Beltrones dijo que la discusión en el pleno está asegurada y avalarán los más de 500 cambios hechos por la cámara colegisladora, pues “procuraremos que se mantengan las modificaciones realizadas en el Senado y en las comisiones de los diputados”.

Además, ofreció que en San Lázaro “llevaremos a cabo un debate a fondo y ordenado de las reservas que se presentaron en las comisiones. Escucharemos argumentos y atenderemos las razones para perfeccionar el contenido de las leyes reglamentarias, de manera que se apruebe una reforma que consolide al país como una potencia energética y promueva la competitividad, el empleo y el crecimiento sostenido y sustentable”.

Dejó en claro que el PRI se asegurará que no haya marcha atrás en las modificaciones realizadas para garantizar los derechos sociales y privados de los propietarios de las tierras susceptibles de aprovechamiento de hidrocarburos ni en darle plena autonomía a Pemex y la CFE para asegurar su viabilidad financiera y capacidad operativa, en un marco de competencia con la absorción de sus pasivos laborales por el Estado mexicano, así como el respeto a los derechos de los trabajadores activos y pensionados.

A su vez, el presidente de la Mesa Directiva, el panista José González Morfín, advirtió que se prevé una intensa jornada legislativa, “pero hay la certeza de que los integrantes de la Cámara de Diputados cumplirán con la responsabilidad que les corresponde en el análisis y la discusión en la materia”.

Hizo notar que habrá de conducir los trabajos con equidad, pero también con legalidad para que todos cumplan la ley “que nosotros mismos nos hemos dado”.

Al respecto, el perredista Silvano Aureoles anticipó que su bancada tendrá “una participación intensa”  y con argumentos explicará ante los ciudadanos las afectaciones que tendrán con la aprobación de esta reforma.

“No hay un alivio considerable, porque tampoco hay una despetrolización de las finanzas públicas. La Secretaría de Hacienda sigue manteniendo el control sobre Petróleos Mexicanos. Se favorece al capital privado, mientras se somete a Pemex a continuar cuadrando las cuentas nacionales”.

En tanto, el PAN insistió en  reivindicar esta reforma como suya, al sostener el coordinador Luis Alberto Villarreal que se inscribe en la agenda de visión estratégica de su partido y dará beneficios concretos a todos los mexicanos, pese a que PRI y PRD se la negaron a México en otros momentos.

LA REFORMA

Los diputados avalaron sin cambios las minutas de ley de hidrocarburos, la de la industria eléctrica y la de geotermia, así como la de órganos reguladores enviada por el Senado, mientras que a la ley de Pemex y la de CFE se le agregó el apartado relativo al esquema fiscal.

Además del dividendo de 30% que pagará Pemex al Estado, ya aprobado por el Senado, los dictámenes votados en comisiones por los diputados modifican el esquema fiscal para las nuevas empresas productivas, con recortes a las participaciones de los estados; se incorpora un agregado a la ley de pemex y CFE para establecer en las leyes de presupuesto y deuda la facultad de autogobierno en esas materias para permitirles destinar ingresos excedentes para financiar los pasivos laborales.