Un debate de azotea entre Uber y taxistas (Crónica)

Expertos en movilidad y representantes de Uber y Cabify acusaron a los taxistas de no pensar en los usuarios; los taxistas quieren que se actúe contra los servicios por ser hasta la fecha ilegales.

Ciudad de México

De un lado cuatro, del otro dos. De un lado concesiones y todo igual, del otro una nueva regulación. En un bando los taxis, en otro Uber y Cabify.

La azotea del Laboratorio para la Ciudad reunió por primera vez a los representantes de dos sectores de transporte en la ciudad que llevan casi un año discutiendo sobre su derecho a brindar servicios de traslado de personas en el Distrito Federal.

La idea es que de ahí salga una propuesta que beneficie a todos.

Pero hoy no hubo mucha negociación. Los taxistas fueron claros: hoy son ilegales, que los traten como tales. Mañana, ya veremos.

Los taxistas pidieron que en este momento las autoridades del Distrito Federal detengan a los automóviles que prestan estos servicios y los lleven al corralón. Es decir, que mientras negocian, los Uber y Cabify de la ciudad no operen.

Luego ya negociarán y buscarán una regulación para los nuevos servicios de transporte. Aunque muchas ganas, parece que los taxistas, no tienen.

Uber y Cabify no dejaron de manifestar que están abiertos a estar regulados y a pagar los derechos por ofrecer el servicio, siempre y cuando, los usuarios sean los beneficiados. Cosa, que acusaron, no les interesa a los taxistas.

El gobierno de la Ciudad de México necesita conocer sus puntos de vista e intenta que entre ellos se pongan de acuerdo en estos debates y mesas de diálogo que iniciaron este miércoles. La idea es que de ahí salga una propuesta que beneficie a todos.

Cuatro líderes de taxistas y dos representantes de las empresas Uber y Cabify se sentaron hombro con hombro. Eran cuatro contra dos.

Los taxistas plantearon así sus argumentos:

"Son ilegales... El Gobierno del Distrito Federal debería estarlos remitiendo a corralones... Prestar un servicio de manera ilegal genera historias tristes en el sector que tienen que ver con desplazamiento laboral...".

Los representantes de Uber y Cabify se defendieron así:

"Uber presta un servicio de renta de auto particular adscritos a una plataforma...En Uber usuarios y conductores son iguales... Cabify es un servicio seguro para usuarios y conductores... Cabify está abierto a cualquier regulación mientras sea justa y en beneficio de los usuarios... En Uber estamos abiertos a la regulación".

Del lado de los taxistas:

-Rubén Alcántara, líder de Radiotaxis, Sitios y Bases del Distrito Federal, quien a medio debate mostró su licencia de taxista para demostrar que cuando no está representando al gremio ruletea su propia unidad, enlistó los artículos de leyes y reglamentos que prohíben y sancionan transportes como los que Uber y Cabify ofrecen, aunque en plena intervención admitió: "me equivoqué (de artículo), pero les voy a decir otro".

-Daniel Medina e Ignacio Rodríguez, voceros de Taxistas Organizados de la Ciudad de México, insistían en no estar en contra de la tecnología pero pedían que Uber y Cabify admitieran que su servicio sí era público y por lo tanto era ilegal.

-Felipe de la Cruz Méndez, representante de taxistas unidos contra la ilegalidad, propuso que los servicios de Uber y Cabify adquieran concesiones y "dejen el paraíso que brinda la ilegalidad".

Para los taxistas es injusto que Uber y Cabify no paguen a la ciudad y a la nación lo que ellos tienen que pagar: el doble de derechos anuales que cualquier auto particular, hasta 250 millones de pesos (entre todos) al año a la ciudad por prestar el servicio.

Del lado de las empresas:

-Ana Paula Blanco, encargada de la comunicación de Uber en México y Latinoamérica, dijo que si bien ellos consideran que el servicio que prestan es privado y entre particulares para lograr una regulación se debe considerar como un servicio de "transporte" pero no un taxi.

Resaltó que Uber tiene en México cerca de medio millón, que confían en los exhaustivos controles de confianza que se les hace a los conductores, con coches de modelo reciente que en promedio ofrece 18 viajes con 2.3 pasajeros al día, con un seguro de cobertura amplia para el conductor y los pasajeros.

-Ricardo Weder, CEO de Cabify México, dijo que sus usuarios no utilizaban el transporte público y se están dando cuenta que "no es necesario contar con coche particular, por las opciones de movilidad, que es más eficiente y barato que comprar un coche propio".

Dijo que la empresa ha invertido en México más de 40 millones de dólares, que siempre han buscado a las autoridades y que Cabify está "totalmente abierto a una regulación ya pagar todos los derechos y obligaciones necesarias".

Ambos coincidieron en que estas aplicaciones pueden contribuir a la reducción del uso de automóviles, fomentar el uso de transporte público y otras alternativas de movilidad.

Las dos empresas refirieron ser fuentes de empleo. En Uber, por ejemplo, 4 de cada 10 de sus choferes estaban desempleados antes de conseguir este trabajo.

En Cabify tienen muchas conductoras, entre ellas madres solteras, que pueden acomodar sus horarios de trabajo para estar con sus hijos.

Uber y Cabify aseguraron estar registrados ante Hacienda y pagan impuestos.

La opinión de los especialistas:

Comentaron el debate Paola Sofía Vázquez Sánchez, abogada de la UNAM e investigadora del CIDE; Manuel Molano, subdirector del IMCO; Xavier Treviño, director del ITDP; y Emilio Saldaña, experto en movilidad y nuevas tecnologías.

La conclusión por parte de los especialistas en movilidad que comentaron el debate fue que el Gobierno del Distrito Federal debe revisar si la regulación vigente para los taxis es la adecuada y una vez actualizada se incluya a los servicios Uber y Cabify para no solo generar "piso parejo" para los competidores, sino ir más allá, ser vanguardistas y dejar "la azotea pareja" para que el usuario y los ciudadanos sean los que más se beneficien.

GDF, sin opinión:

Poco antes de que terminara el debate, el consejero jurídico del Distrito Federal, que estuvo presente escuchando las opiniones de los participantes, se paró y salió caminando. Pensó pasar desapercibido, pero los reporteros lo detuvieron.

"¿Es legal o ilegal el servicio? ¿Uber y Cabify son un transporte público o privado? ¿Cuál es la propuesta del GDF?".

El funcionario solo dijo que esperarán a que terminen las mesas de diálogo para revisar la regulación y la definir la normatividad que corresponde a la inclusión de la tecnología y a estos servicios de transporte.