Cuestan partidos “demasiado” a los ciudadanos

Señala el titular de IEPCJ que no hay una violación a la ley por invertir recursos en este apartado y que está en manos de los diputados modificar la asignación de recursos.

Guadalajara

Aunque se genera debate sobre los recursos que reciben los partidos políticos, el tema de la distribución de ese presupuesto es una carta abierta para estos, y si esto se pretende modificar, tendría que ser desde el Congreso del estado, de acuerdo al titular del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPCJ), Guillermo Alcaraz Cross, mientras que para el diputado independiente, Pedro Kumamoto, es necesario modificar el modelo de asignación de recursos a los partidos.

En entrevista para MILENIO RADIO, el consejero presidente del IEPCJ, indicó que la cantidad de dinero que reciben los partidos: "Es un recurso que de entrada parece abultado, la respuesta la podemos encontrar en la manera en que se ejerce, si el ejercicio de este recurso es eficiente y se cumple con los objetos para el cual son proporcionados, me parece que deberíamos calcular a partir de ese parámetro".

Mientras que en relación al gasto que ha realizado Movimiento Ciudadano en los últimos tres años, con 84 millones en materia de difusión, comunicación y promoción de la imagen del partido, Alcaraz Cross indicó que es un gasto que no se encuentra fuera de la ley y si se plantea reducir presupuestos o la forma en que este se aplica, "tendrán que ser los legisladores los que lo revisen y a final modifiquen este cálculo".

Explicó que en caso de que se reduzca el presupuesto a los partidos, "debe irse a gasto público, para evitar que la cantidad sea tan abultada, se ha propuesto que sea a través de la cantidad de votos", pero no hay un parámetro que ponga límites a la manera en que lo gastan.

Por otra parte, con la creencia de que la "democracia no debe ser un concurso basado en la imagen, sino en las buenas propuestas", el diputado independiente, Pedro Kumamoto, señaló que el gasto de 84 millones de pesos de MC en comunicación estratégica, promoción de imagen, promoción de marca y otros, "va contrario a todo espíritu de austeridad".

El diputado independiente indicó que en estos momentos, en que México se enfrenta a unos recortes para todos los gastos sociales "y se liberan batallas por cada peso que se destina al combate a la pobreza y la salud" existen contraste como el hecho de que "los partidos se sirven con la cuchara grande", y gastan millones de pesos que se podrían destinar a gasto público.

Kumamoto señaló que hace un año "iniciamos una iniciativa de ley en conjunto con Manuel Clouthier Carrillo, en la cámara de diputados federales", debido a que la asignación de recursos a partidos políticos es un tema federal, y esta iniciativa, "trata de cambiar la fórmula para la repartición de recursos financieros, hoy se multiplican 50 pesos, por las personas que están en la lista nominal", es decir, cada partido recibe el recurso con el simple hecho de que la gente cuenta con credencial de elector, aunque estos decidan no participar en los comicios.

Desde la perspectiva en la que se sostiene la iniciativa mencionada por el diputado independiente, los partidos deberían recibir un presupuesto que esté basado en cada votante, "la realidad es que tienen para los lujos, las comidas, los helicópteros y los guardaespaldas" y no fungen como un "vehículo de representación popular". Agrega que deben existir mecanismos para entregar recursos públicos, "pero no se puede pensar que se requieren cantidades millonarias", pues de esa manera los partidos incluso sirven "para darle chamba a los amigos", consideró Kumamoto, que entre otras cosas, dijo que las asignaciones directas de contratos a proveedores de los partidos políticos, son en ocasiones muy "sospechosas" y en muchos casos "tienen relación con quienes les beneficiaron en campaña".

El dinero que reciben los partidos es dinero público, algo que de pronto parece que se les olvida a los dirigentes de estos, consideró el promotor de esta propuesta denominada "sin voto no hay dinero", y que promueve que el recurso de los partidos sea directamente proporcional a la cantidad de personas que deciden participar en la elección, pues hasta el momento lo único que hay claro, es que los partidos políticos en México, "cuestan demasiado".