Migrantes cubanos reciben ayuda de connacionales en EU

Hombres y mujeres llevan canastas con tacos y enormes termos llenos de atole para las personas.
Las iglesias en general han sido generosas con los cubanos; tres comidas al día, a veces más, ropa y albergue para dormir por las noches.
Las iglesias en general han sido generosas con los cubanos; tres comidas al día, a veces más, ropa y albergue para dormir por las noches. (Daniela Mendoza )

Nuevo Laredo

En solo 10 minutos, Erasmo González Junior repartió 70 bolsas con alimentos no perecederos y algunos enseres de higiene personal a los migrantes que esperan en la frontera.

Las iglesias en general han sido generosas con los cubanos; tres comidas al día, a veces más, ropa y albergue para dormir por las noches.

Casa Amar, el Nazareno, y otros espacios conocidos para personas de paso están a su máxima capacidad por estos días, pero sólo llegan a dormir, durante el día, hombres y mujeres se arremolinan en la esquina frente al puente 1 de Nuevo Laredo, esperando respuestas.

Ahí llegan camionetas desde donde bajan hombres y mujeres cargando canastas con tacos, enormes termos llenos de atole y hasta ollas repletas de moros y cristianos, frijoles con arroz revueltos, uno de los platillos más tradicionales de la comida cubana.

El apoyo que reciben los cubanos en espera, en la ciudad de Nuevo Laredo, llega a través de sus connacionales en Estados Unidos que utilizan el ministerio de algunas iglesias cristianas para repartirlo.

Erasmo explica que parte de la comida viene de un ministerio llamado Caleo, y junto con su pastor, Ronald, reparten todos los días, desde hace tres semanas, comida caliente para 200 personas.

"El gran problema es pasar la ropa, es lo más difícil porque ocupa mucho espacio, pero si es de mucha necesidad porque está haciendo mucho frío y ellos no están acostumbrados", cuenta.