La crisis económica se agudiza en Correos

Para sostener el servicio, el gobierno federal le ha transferido multimillonarios recursos con clasificación oficial de “subsidios y apoyos fiscales” que benefician a 20 grandes corporativos.
La institución está en proceso de modernización y en espera de una reforma.
La institución está en proceso de modernización y en espera de una reforma. (Daniel Cruz)

México

Desde 1998 el Servicio Postal Mexicano (Sepomex) registra pérdidas por los altos costos de operación y una plantilla laboral que compone el mayor sindicato de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Para sostener el servicio, el gobierno federal se ha visto obligado a transferirle multimillonarios recursos presupuestales con clasificación oficial de “subsidios y apoyos fiscales”, que básicamente benefician a 20 grandes corporativos, en especial a Banamex y Telmex, que pagan tarifas muy bajas por la entrega de correspondencia, estados de cuentas y publicidad.

Datos presupuestales de la Secretaría de Hacienda revelan que los apoyos fiscales entre 2012 y la previsión para 2015 suman 5 mil 179 millones de pesos, suficientes para solventar los costos operativos que alcanzan 4 mil 903 millones sin incluir los servicios personales que acumulan 15 mil 914 millones en el mismo periodo.

La institución está inmersa en un proceso de modernización impulsada por el gobierno del presidente Enrique Peña para alcanzar una operación financiera sana, y en espera de una reforma que le permita ampliar sus servicios vía la inclusión de medios electrónicos.

El objetivo enfrenta varios obstáculos: una planta laboral de 18 mil 786 trabajadores en su gran mayoría sindicalizada, y vicios operativos criticados por especialistas al cobrar tarifas más bajas a grandes corporativos privados que las establecidas en el correo social.

Sepomex cobra 7 pesos (incluye IVA) por el envío de una carta entre personas dentro del país con peso de 20 gramos, y 2.20 pesos (incluye IVA) a sobres de 40 gramos que entregan 20 grandes empresas, sobretodo con objetivos publicitarios. El “descuento” es tres veces menor, aunque la práctica en Estados Unidos y países europeos es de una diferencia de 15 por ciento.

Banamex envía entre 18 y 20 millones de piezas de estados de cuenta y propaganda sin contar la Afore que utiliza otro servicio; Telmex entre 14 y 15 millones, aunque Telcel recurre a empresas de distribución privadas. También usan la infraestructura otros bancos como Santander, Scotiabank, HSBC y el Infonavit.

Cifras oficiales revelan que en los últimos cinco años los ingresos del organismo por el servicio al segmento corporativo representaron en promedio 71.3 por ciento del total, mientras que los correspondientes al correo social decrecieron y significaron alrededor de 8.2% de 2007 a 2011.

El director corporativo de Administración y Finanzas de Sepomex, Luis Gerardo Fonseca, explicó que las transferencias del gobierno federal se aplican en el cumplimiento de la ley para garantizar que el servicio se ofrezca a toda la población. “Hay comunidades donde el gobierno tiene la obligación de llegar. Por ley, tiene que garantizar esta comunicación y por el volumen y la distancia, los costos pueden ser muy elevados”, dijo a MILENIO.

Explicó que el diferencial de tarifas entre los clientes masivos y el de correspondencia de individuo a individuo se debe a que las empresas que manejan volúmenes altos efectúan buena parte del trabajo logístico.

“El material para nosotros ya viene empaquetado y catalogado y se distribuye directamente en los centros de reparto. Es una situación que en el correo de persona a persona no sucede, porque el proceso se hace desde la catalogación del destino, la colocación en camiones de ruta. Es un proceso más largo y por tanto más costoso”.

Sepomex pretende manejar en 2014 más de 993 millones de piezas a escala nacional. Los principales movimientos serán en el Distrito Federal, con 721 millones; Estado de México, 103 millones, y Nuevo León, 32 millones. La menor operatividad será en Tlaxcala, con 300 mil piezas; Campeche, 450 mil; Baja California Sur, 520 mil; Colima, 600 mil, y Tabasco, 660 mil.

CÍRCULO VICIOSO

La empresa de correos dijo a la SHCP, al solicitar 30 millones de pesos para el mantenimiento del Palacio Postal de la Ciudad de México, que “no ha podido generar los ingresos suficientes para cumplir con los altos costos de operación que enfrenta, por lo que ha requerido de una asignación de transferencias del presupuesto federal para financiar su déficit, situación que ha generado un círculo vicioso, al no permitir que se realicen inversiones para la modernización de la infraestructura tecnológica y física”.

En el primer trimestre del año Sepomex registró ingresos por 620 millones de pesos, insuficientes para cubrir los gastos de operación que alcanzaron mil 92 millones de pesos. La pérdida de operación fue de 471 millones y la aportación del gobierno federal alcanzó en el periodo 867 millones 250 mil pesos para cubrir rubros de gasto corriente de servicios personales, materiales y suministros, así como servicios generales.

Según cifras del organismo, 80 por ciento de los ingresos se generan en el DF, Jalisco, Edomex y Nuevo León, pero los recursos de operación los destina en 50 por ciento a los 28 estados que concentran apenas 20 por ciento de los ingresos.

A pesar del estatus financiero, a decir de Fonseca, la meta para 2018 es “cubrir gastos con la generación de sus servicios”.

Claves

La autonomía

-En 1986, el gobierno dio la autonomía para el Servicio Postal. Esto fue en respuesta a la necesidad de mejorar el servicio, que antes era considerado uno de los peores del mundo y se enfrenta ahora a la competencia de empresas privadas.

-Con el fin de competir con el sector privado los servicios postales como DHL, UPS, FedEx, Multipack, Estafeta y otros, el Sepomex ha creado una nueva entidad Mexpost, más caro que el servicio postal normal, aunque proporciona entregas nacionales e internacionales de forma eficaz, similar a una empresa privada. No obstante, sigue siendo parte del Servicio Postal Mexicano.