Desconfianza en partidos vulnera credibilidad electoral: IFAI

"Los partidos políticos deben ser permeables a la transparencia de su gestión, a la de sus directivos y a ciertos datos de sus militancias”, dijo el comisionado Francisco Javier Acuña.
IFAI
(Notimex)

México

La crisis de desconfianza ciudadana que enfrentan los partidos políticos y que vulnera la credibilidad del sistema electoral obliga a esos organismos a ser transparentes, aseveró el comisionado del IFAI, Francisco Javier Acuña Llamas.

En la conferencia magistral “Tiempos, talentos y recursos. Andamiaje e inversión de la Democracia en México”, Acuña Llamas consideró que “los partidos políticos deben ser permeables a la transparencia de su gestión, a la de sus directivos y a ciertos datos de sus militancias”.

El comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) planteó que conocer a fondo la vida interna de los institutos políticos permitirá que la población pueda participar e involucrarse en sus actividades.

Dijo que la Ley General de Transparencia, pendiente de ser analizada y votada en el Congreso de la Unión, debe contener un capítulo que regule a los partidos políticos, como sujetos obligados directos ante el IFAI.

“Los contenidos de la ley deberán prever obligaciones que permitan conocer su vida institucional, el manejo de recursos públicos, los mecanismos para garantizar el derecho de acceso y la protección de datos personales”, externó.

El comisionado comentó que los partidos políticos ocupan los últimos lugares en los estudios e informes sobre confianza ciudadana, siendo actores fundamentales de la democracia.

Subrayó que “los partidos políticos cumplen una función trascendental en la democracia, pues son el principal medio por el que se articula la participación ciudadana y se incide en la toma de decisiones”.

Acuña Llamas apuntó que la transparencia partidaria supone, entre otras condiciones, el acceso a la información entre los miembros del partido y la rendición de cuentas de gestión y acción, tanto partidaria como pública.

Asimismo, la administración de recursos de financiamiento con criterio de probidad y legalidad, la regulación y control de los posibles conflictos de interés, y los mecanismos de control imparciales y eficientes.