Presidente de la Corte pide a jueces defender la Constitución

Luis María Aguilar Morales dijo que la Constitución es el manto protector de los derechos humanos y de los fines del proyecto nacional.
La procuradora Arely Gómez, el presidente de la Corte y el secretario de Gobernación.
La procuradora Arely Gómez, el presidente de la Corte y el secretario de Gobernación. (Héctor Téllez)

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, llamó a los jueces federales y locales a defender la Constitución, en estos momentos que el país requiere de instituciones de justicia sólidas y confiables que brinden certeza a la población.

También exhortó a los juzgadores a actuar con independencia, porque sin ésta, puntualizó, no se puede ejercer una responsabilidad.

"La independencia de los jueces es su principal patrimonio, su bastión, su escudo contra las adversidades y los ataques; es su punto de partida y su cotidiana tarea; es, en suma, el pilar fundamental, la primera condición que debemos cumplir para garantizar el acceso a la justicia, y para alcanzar un verdadero Estado Democrático de Derecho", expresó.

Al conmemorar el Día del Juzgador, evento que se celebró en el Centro Cultural de México Contemporáneo, y en el que estuvieron presentes el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la procuradora general de la República, Arely Gómez González, el presidente de la Corte manifestó que la Constitución es el manto protector de los derechos humanos y de los fines del proyecto nacional.

Comentó que una de las labores más importantes del Poder Judicial de la Federación es regular la actuación de la autoridad para hacer realidad la exigencia que tiene su repercusión en la protección de los derechos de todas las personas.

"Esta es, sin duda, la responsabilidad más grande que un ser humano puede tener, al erigirse como juzgador de sus semejantes, pero no solo como juzgador de sus conductas, sino como garante de sus derechos. La labor del juez tiene que estar sustentada en la independencia real y absoluta, y en la integridad", enfatizó.

Por su parte, Osorio Chong dijo que una justicia efectiva es aquella que logra traducir sus decisiones y sentencias en bienestar, convivencia armónica y derechos plenos para todas y para todos y que da certeza de trato igualitario ante la ley, sin importar origen, género o condición social y que cierra el paso a la impunidad, y abre el camino para consolidar nuestro Estado de Derecho.

Señaló que la labor que desempeñan los jueces diariamente, representa una gran responsabilidad.

"Una responsabilidad que exige un compromiso absoluto con la ley, más allá de su propia visión moral, religiosa, social o política. Que requiere actuar con autonomía, prudencia y templanza. Resguardando siempre la independencia judicial, sin someterse a presiones externas, y respondiendo solo al llamado de la justicia", abundó.

El secretario de Gobernación subrayó que es necesario lograr una transformación de fondo en la justicia cotidiana en favor de la ciudadanía.

Reconoció que se trata de una labor que deben llevar a cabo de manera conjunta los tres Poderes de la Unión; "debemos acometer en unidad, y siempre, siempre junto con la sociedad", añadió.

Al respecto, el ministro de la Corte, Jorge Mario Pardo Rebolledo, presidente de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, pidió a los juzgadores no hacer a un lado las críticas cuando éstas están fundadas.

Apuntó que es hora de trabajar coordinadamente "y acompañados del resto de los Poderes de la Unión. Consolidemos un sistema de justicia a la altura de nuestros tiempos, moderno, efectivo, pronto, claro, sencillo y convincente", agregó.