La corrupción aún mina lucha 'antinarco'

“El comercio informal dificultan las medidas para combatir el 'lavado' de dinero”, menciona un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre México.
Un día en la vida de los militares
(Archivo) (Mariana Hernández León)

México

A pesar de los avances que se han alcanzado en el combate a la corrupción, como es la creación del Sistema Nacional de Seguridad Pública, este fenómeno sigue obstaculizando los esfuerzos para combatir al narcotráfico, concluyó el Departamento de Estado de Estados Unidos.

"Las fuerzas del orden mexicanas siguen siendo poco compensadas y mantienen sus escasos recursos, una formación inadecuada y son vulnerables a la corrupción", señala el Reporte de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos 2016.

La creación de centros que examinen a los cuerpos policiales en todos los estados del país ha sido considerada como un gran progreso; sin embargo, se destaca el avance desigual que se ha demostrado para identificar a los oficiales corruptos y rechazar reclutas que no cumplan con el perfil.

"El gobierno mexicano y algunos gobernadores han realizado despidos a gran escala de la policía corrupta, pero el trabajo sigue siendo garantizar que permanezcan únicamente los funcionarios que han sido plenamente examinados", concluye.

El Departamento de Estado de Estados Unidos también hace referencia a la prevalencia de un sofisticado sistema financiero y un amplio sector informal en nuestro país, una de las principales causas por las que resulta difícil las medidas contra el lavado de dinero en México.

Además identifica a las organizaciones de tráfico de drogas que se aprovechan de la extensa frontera entre Estados Unidos y México, que utilizan el amplio flujo de las remesas legítimas y el alto volumen de comercio legal para ocultar las transferencias financieras ilícitas a México.

Sin mencionar que la corrupción, la evasión de impuestos, el tráfico de influencias, el secuestro, la extorsión, así como las violaciones de los derechos de propiedad intelectual, la trata de personas y el tráfico de armas de fuego representan otras fuentes importantes de fondos para el lavado de dinero.