Ex gobernador compró medicinas con contratos ilegales

Al menos ocho acuerdos firmados durante el sexenio de Egidio Torre Cantú con empresa HISA Farmacéutica, muestran irregularidades.
Hubo irregularidades en la compra de medicamentos que se repartían a la población.
Hubo irregularidades en la compra de medicamentos que se repartían a la población. (Milenio Digital)

Tamaulipas

Al menos ocho contratos de compra de medicamentos por un monto de 287 millones de pesos, asignados por la Secretaría de Salud de Tamaulipas durante la administración de Egidio Torre Cantú, están viciados y violan la ley de adquisiciones.

Documentos en poder de MILENIO Tamaulipas muestran las irregularidades jurídicas de los contratos entre la SST y la empresa HISA Farmacéutica; en dos de ellos debieron ser adendums (ampliaciones), pero se manejaron como contratos. Mientras que en ninguno de los ocho se definió la fuente presupuestal.

En todos los contratos, el medicamento se consideró por lotes y no por unidades, pese a que la ley detalla que debe definirse cada medicamento.

La SST otorgó a la proveedora Hisa contratos por un monto de 287 millones de pesos, siendo estos los identificados con los números DGCYOP/032/2016, DGCYOP/ 057/2016 y DGCYOP/002/2016 bajo el concepto "Suministro de Medicamento para Unidades Médicas de Salud de Segundo y Tercer nivel de atención en el estado de Tamaulipas".

Mientras que los DGCYOP/005/2016, DGC YOP/046/2016, DGCYOP/ 047/2016 y DGCYOP/0001/2016 por "Suministro de Medicamento para Unidades Médicas de Salud de Primer Nivel de Atención".

Ninguno muestra precios unitarios de cada medicamento y de manera ilegal aparecen como lotes. Los contratos tampoco mencionan de dónde saldrán los recursos para solventar los costos.

TE RECOMENDAMOS: Detienen a dos por venta de medicamentos

Además, en el 032 correspondiente al segundo y tercer nivel, los pedidos de compra tienen fecha de 29 de enero de 2016, pero el contrato inicia su vigencia el 3 de febrero del mismo año, es decir, desde antes de tener un contrato, ya se habían solicitado los lotes.

Por otra parte, no especifica a qué unidades médicas se refiere, lo que deja ambigüedad para que el recurso se pudiera desviar a otras unidades de primer nivel o fuera de la Secretaría.

Al ser un recurso federal, se debió observar también la legislación aplicable, algo que no se tomó en cuenta para el uso del recurso.

En el contrato 005 para abasto al primer nivel, la solicitud de compra de cada lote de medicamento tiene precios distintos (ninguno es igual), pero en el concepto enuncia "lote de medicamentos", lo que configura una irregularidad total.

Por otra parte, en la solicitud de compra para gastos administrativos, estos ascienden a 1 millón 264 mil 400 pesos, monto superior a lo autorizado, pues el acta del Comité de Compras fijó un tope de 20% de gastos administrativos, equivalente a 1 millón 090 mil pesos. Es decir, se incurrió en una violación al clausulado del contrato. Dicho contrato señala que se ajustará de conformidad con el "Contrato Principal", mismo al que en ningún momento se hace referencia y al mismo tiempo está fuera de toda norma, ya que es un nuevo contrato el que se está celebrando. El contrato que hace alusión es el DGCYOP/423/2014, en este sentido, se está elaborando un contrato fuera de la norma.

Del contrato 01/2016 destinado al abasto del primer nivel, en el acta del Comité de Compras, se menciona que es para "ampliar el contrato de suministro de medicamentos".

Sin embargo, en el documento jurídico no es una ampliación (adendum) sino que es un nuevo contrato, algo jurídicamente irregular.

Los pedidos de compra se hacen el día 3 de enero y hasta el 19 de ese mes inicia la vigencia del contrato, por lo que, desde antes de ser autorizado el recurso y antes de entrar en vigencia el contrato, ya se habían solicitado medicamentos y sin que existiera fuente presupuestal alguna.

Esta irregularidad se repite en el contrato 02 que comprende segundo y tercer nivel de atención, pues en el acta del comité de compras se menciona que es para ampliar el contrato de suministro de medicamento y en el documento jurídico no es una ampliación (adendum) sino que es un nuevo contrato, algo jurídicamente irregular. Los pedidos de compra se hacen el 7 de enero y hasta el 19 inicia la vigencia del contrato.

Todas estas irregularidades, violaron la Ley de Adquisiciones de la Administración Pública en sus numerales 71, 74 en sus fracciones I, II, III y IV y 91, considerándose que hubo dolo y vicios en el manejo de los contratos asignados a HISA Farmacéutica S.A. de C.V.


JERR