¿Qué es la consulta popular?

Conoce los detalles de la consulta popular que discuten los diputados.
Senado de la República
Senado de la República (Milenio Digital)

Ciudad de México

La consulta popular permitirá que los ciudadanos ejerzan su derecho a expresar su opinión respecto a uno o varios temas de trascendencia nacional mediante el voto, para lo cual, se tendrá que presentar una petición al Senado.

Pueden solicitar la realización de una consulta popular el Presidente de la República, así como el equivalente al 33 por ciento de los integrantes de cualquiera de las cámaras del Congreso de la Unión y los ciudadanos.

En el caso de los ciudadanos, podrán solicitar consulta popular si demuestran el apoyo de por lo menos dos por ciento de personas inscritas en la lista nominal de electores (actualmente sería de más de 1 millón 600 mil personas), que estará integrado por personas de al menos 17 entidades del país que representen cuando menos al 1 por ciento de la lista nominal de electores de cada una de ellas.

Se plantea que el Instituto Federal Electoral sea el encargado de regular y promover la difusión y discusión informada de las consultas populares, además garantizará que las personas que presentaron la petición tengan acceso a radio y televisión a través del uso de los tiempos oficiales.

Las personas físicas o morales, no podrán contratar propaganda en radio y televisión para influir en ciudadanos respecto a la consulta popular, pero sí podrán convocar a foros y eventos de discusión organizados por ellos mismos.

También será posible que los ciudadanos realicen actividades de divulgación sobre la intensión de la consulta con fines informativos como organización de debates, mesas de discusión o reuniones similares.

Se estipula que la Presidencia de la República no podrá difundir la consulta popular durante campañas electorales.

¿Qué se puede someter a consulta?

Todo lo legislado en el Congreso de la Unión y los actos administrativos del Ejecutivo Federal, siempre que sean de trascendencia nacional.

¿Cómo se sabrá si algo es o no de trascendencia nacional?

Los temas que sean propuestos a consulta popular deben ser considerados como "de trascendencia nacional" por la mayoría de legisladores presentes en cada Cámara.

Para las propuestas ciudadanas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación será la encargada de determinar la trascendencia del tema.

Además el tema deberá tener las siguientes características:

  • Repercutir en la mayor parte del territorio nacional
  • Impactar en una parte significativa de la población
  • Proponer la creación, modificación o eliminación de políticas públicas con las características anteriores
  • Legislar nuevas leyes o modificaciones a las existentes
  • Lo demás que determine el Congreso

¿Qué temas no se pueden someter a consulta?

  • Derechos humanos reconocidos por la Constitución
  • Artículo 40 de la Constitución, que estipula que la voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica, federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida.
  • La materia electoral
  • Ingresos y gastos del Estado
  • Seguridad nacional
  • Lo relacionado a la Fuerza Armada.

¿Cuáles son las prohibiciones?

Los ciudadanos no podrán respaldar con su firma más de una consulta popular en una misma jornada de consulta.

¿Cuándo se llevaría a cabo?

El mismo día de la jornada electoral federal.

¿Cómo funciona?

Para que un ciudadano presente una solicitud de consulta popular primero deberá comprobar que al menos 2 por ciento del electorado apoyan la consulta, presentando alrededor de 1 millón 600 mil personas.

Posteriormente se envía un 'Aviso de intención' a la Cámara de Diputados, que se trata de un formato mediante el cual los ciudadanos expresan su voluntad de presentar una petición de consulta.

En el caso de los ciudadanos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá evaluar si el tema de la consulta es de trascendencia nacional.

De avalarse su trascendencia, el Congreso de la Unión expedirá una convocatoria a consulta popular.

¿Qué pasaría?

De hacerse una consulta ciudadana, los poderes Ejecutivo y Legislativo estarían obligados a aceptar el resultado, pero sólo si la participación total de la consulta es de al menos 40 por ciento de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral.