Plantean reordenar Constitución en vísperas de centenario

La Cámara de Diputados y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM presentaron un proyecto para reordenar el texto de la Constitución Política, después de sufrir 618 reformas desde 1921.

Ciudad de México

La Cámara de Diputados y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM presentaron un proyecto para reordenar y consolidar el texto de la Constitución Política, después de sufrir 618 reformas desde 1921 hasta la fecha.

A solo dos años del primer centenario de la Carta Magna, los especialistas señalaron que el articulado es ya excesivamente extenso, desordenado, asimétrico y descuidado.

El director del Instituto de Investigaciones Jurídicas, Pedro Salazar Ugarte, detalló que la Constitución Política contiene hoy disposiciones duplicadas, inconsistencia en su terminología, disparidad en el alcance y profundidad de la regulación; desorden y falta de sistema, problemas de ubicación de materias y un contenido básicamente reglamentario.

“Tenemos una Constitución moderna en contenidos, que refleja los pactos de las distintas fuerzas que reflejan a la sociedad mexicana, pero desde un punto de vista técnico, se ha desactualizado, lo que vuelve al texto constitucional extenso, desordenado, asimétrico y descuidado”, puntualizó.

En su turno, el secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah, afirmó que la Carta Magna ha experimentado un ciclo de transformación tras sortear el “atasco legislativo” que el Congreso de la Unión observó durante casi dos décadas.

Sostuvo que si bien las actualizaciones aprobadas desde 1921 han incorporado las principales instituciones del constitucionalismo contemporáneo, “dicho proceso ha hecho que su texto sea más extenso que el original, quizá menos ordenado y menos sistemático, desde el punto de vista técnico”.

Farah precisó que el estudio propone que la Carta Magna se acompañe de una Ley de Desarrollo Constitucional, como en otros países, que contendría las disposiciones que no sean estrictamente constitucionales, sino que amplían y desarrollan la Ley Suprema.

“Esto permitiría tener una Constitución más ordenada, accesible, legible, consolidada y, en paralelo, un ordenamiento del mismo rango de la Constitución, para garantizar que todos los pactos políticos se respeten y su contenido normativo conserve la jerarquía que hoy tiene y, al mismo tiempo, permitiría complementar a la Carta Magna”, indicó.