El "consorcio" quiere evadirse: Joel Ortega

El director del STC Metro mostró fotografías de las afectaciones en las terminales de Mixcoac y Tláhuac.
El funcionario capitalino compareció ante la Comisión Investigadora en la Asamblea Legislativa.
El funcionario capitalino compareció ante la Comisión Investigadora en la Asamblea Legislativa. (Jesús Quintanar)

México

El director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Joel Ortega, advirtió que la Línea 12 sufre una “falla endémica” y “estructural”, y que el consorcio de las empresas constructoras busca “evadir su responsabilidad”.

Agregó que en este tema “se están dirimiendo grandes intereses económicos”, y de paso dejó claro que para el Gobierno del Distrito Federal la Línea 12 “está pagada” y que ICA, Alstom y Carso cobraron “suficiente” por una obra, cuyo costo se había calculado en 17 mil millones de pesos y que se incrementó a 22 mil millones.

Durante su comparecencia ante la Comisión Investigadora en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, los cuestionamientos del diputado Adrián Michel —quien fue oficial mayor durante el gobierno de Marcelo Ebrard— subieron el tono de las respuestas de Ortega, quien remató: “Ustedes quieren que yo resuelva los problemas que no resolvieron con ILF”, la empresa que otorgó la certificación para que la Línea 12 iniciara operaciones.

El director del Metro le dijo al ex funcionario que la certificación —con la cual la administración pasada justifica la operación de la vía— consiste solo en una hoja, sin mayores anexos ni detalles técnicos y sin referencias a la operación de los trenes.

Joel Ortega también señaló que el Proyecto Metro recibió la obra de la Línea 12 “con el propósito de no aplicar las multas, que eran 33 millones de pesos diarios”, y “para que no quedara en un limbo la operación del sistema”, mientras que él en la dirección del Metro recibió la obra, pero con 3 mil 105 observaciones por incumplimiento.

Destacó que partes de la vía de la Línea 12 presentan un desgaste equivalente a 10 años de operación.

El funcionario mostró fotografías donde se observan los aparatos de cambios de vía en las terminales de Mixcoac y Tláhuac con microfisuras en el riel, que “pueden ocasionar penetración de grasa y oxígeno que puede implicar caída de material”.

“El gesto que estamos esperando por parte del consorcio es que ellos se hagan responsables de la reparación. Si ellos construyeron la línea, a ellos debería corresponderles repararla, eso es lo que estaríamos esperando, no evasivas”, dijo Ortega al tiempo que advirtió que las empresas deben absorber “todos los costos” de operación de los 300 camiones de la RTP que otorgan el servicio en el tramo cerrado y la compostura, además de que en caso de litigio el servicio no puede suspenderse y debe pagarse el costo de la “imaginaria demanda”.

“Lo que está buscando el consorcio es evadir su responsabilidad de que no cumplió con el mantenimiento y que, en consecuencia, quiere imputar de que la falla es producto de falta de mantenimiento. Sin desconocer que siempre el mantenimiento es indispensable en cualquier sistema, le puedo señalar de manera categórica que hay una falla endémica en la línea, la falla es estructural”, afirmó.

Señaló que hay una historia larga de trabajos de estas empresas en el DF, pero esta vez “tienen que admitir que hay omisiones severas que impiden la operación” adecuada del transporte.

Incluso, señaló que dicho consorcio estaba más preocupado por la demanda al gobierno local por el contrato, que por realizar el mantenimiento adecuado a la vía.

Joel Ortega presentó documentos para probar su dicho a los legisladores, incluidas las bitácoras de las libranzas y permisos para el ingreso de 12 mil trabajadores a la Línea 12 para realizar las labores de mantenimiento, el cual la empresa no cumplió cabalmente y solo llegó a 59 por ciento.

Adelantó que la construcción de la segunda fase de la Línea Dorada, de Mixcoac a Observatorio, estará a cargo de la Secretaría de Obras y ya no del Proyecto Metro.

Además, dijo que la diferencia de los problemas de la Línea 12 con las 11 restantes en el DF es que se licitó “a precio alzado” sin entrar a cada uno de los detalles de ingeniería porque no existía un proyecto.

Calificó como una falacia lo dicho por el titular de ICA, en el sentido de que en dos semanas podrían arreglarse las fallas porque deben traer sus equipos de Europa que, solo en llegar, tardan seis semanas.

APOYO DE LA UNAM

Los especialistas de la  Universidad Nacional Autónoma de México colaborarán con las autoridades capitalinas en la revisión de la Línea 12 del Metro si así lo solicitan, pero antes deberán aclarar la problemática, afirmó el rector José Narro Robles.

TÜV RHEINLAND SE DESLIGA DE LA CERTIFICACIÓN

La empresa alemana TÜV Rheinland rechazó haber participado en alguna certificación de la Línea 12 y aseguró que TÜV SÜD fue la que realizó la evaluación.

Su sucursal en México aclaró que desde hace 20 años son sinónimo de “seguridad, calidad y eficiencia” en más de 140 países en la entrega de certificaciones de calidad, ambientales, seguridad y eficiencia energética.

El viernes pasado, el ex director del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, afirmó que el organismo TÜV certificó que la Línea 12 estaba en condiciones de trabajar con seguridad.

En entrevista con Joaquín López Dóriga, el funcionario destacó que el organismo certificador participó en las pruebas de los trenes y todo lo demás, aunque nunca aclaró si se trataba de TÜV Rheinland o TÜV SÜD.

Incluso las autoridades del Metro aseveraron que la firma TÜV realizó las evaluaciones, tampoco aclarando cuál de las dos firmas alemanas hizo el trabajo.

Al realizar la puntualización, Jesús Enrique Meza, consultor de Relaciones Públicas de TÜV Rheinland, indicó que TÜV SÜD fue la que hizo los trabajos de la Línea 12.