Congreso local se queda como está, resuelve Trife

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que no habrá cambios en la configuración del Congreso del Estado.

Monterrey

Tras varias horas de discusión en el Pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife), la configuración del Congreso de Nuevo León fue confirmada: no habrá cambios. 

El Congreso local para los siguientes tres años quedará de la siguiente manera: 19 diputados del PAN; 16 de Partido Revolucionario Institucional (PRI); tres de Movimiento Ciudadano; dos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM); uno de Nueva Alianza; y otro del Partido del Trabajo (PT).

Fue este miércoles por la tarde-noche, cuando los magistrados de la Sala Superior discutieron por unas cuatro horas el tema de paridad y alternancia referente al tema de Nuevo León.

Por mayoría, el Trife confirmó que el parámetro de votación válida emitida implementada por el Consejo General de la Comisión Estatal Electoral (CEE) se ajustó a derecho para limitar las bases de sobre y sub-representación. 

Los magistrados avalaron además que no era posible que en la fase de asignación se compensara la disparidad entre hombres y mujeres, derivadas de la selecciones de mayoría relativa. En tanto, confirmaron que tampoco se aplicaría la alternancia de género.

“Ello (la alternancia) trastocaría la base fundamental de dicho sistema en el cual se hacen prevalecer las votaciones emitidas a favor de los partidos y las candidaturas para establecer la conformación del Congreso local, tanto para el principio de mayoría relativa, como por el principio de representación proporcional”, se planteó en la ponencia planteada por el magistrado Pedro Esteban Penagos López.   

La magistrada María del Carmen Alanís Figueroa fue la única en el Pleno que apoyó la sentencia reclamada por la presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres, María Elena Chapa, así como por Acción Nacional. 

En el Pleno, Alanís Figueroa y el magistrado Salvador Olimpo Nava sostuvieron un cálido enfrentamiento de discursos en el que no hubo un acuerdo.

Salvador Olimpo acusó a la magistrada Alanís Figueroa de ser incongruente con sus decisiones en distintas ponencias relacionadas con el tema de paridad y alternancia en las curules de representación proporcional.

Sin embargo, María del Carmen aseguró que el caso de la entidad nuevoleonesa necesitaba otro trato en materia de paridad, porque su legislación era distinta a la del resto de los estados.

Por su parte, el magistrado Salvador Olimpo insistió en que la paridad se establece desde el registro de los interesados en formar parte del Congreso local.

Al plantear su postura, Alanís Figueroa cuestionó también la actuación del Tribunal Electoral del Estado de Nuevo León, que había desechado la demanda interpuesta por María Elena Chapa al argumentar la presunta falta de interés jurídico. 

“Quisiera hacer énfasis que me llamó mucho la atención que el Tribunal Electoral del Estado de Nuevo León nuevamente desechó la demanda interpuesta por una ciudadana, María Elena Chapa, argumentando la falta de interés jurídico. Esto, posterior a la jurisprudencia de este Tribunal, cuyo rubro es el de interés legitimo, y en el caso de las mujeres, esta Sala Superior ya aprobó y es vigente la jurisprudencia en el sentido de que las mujeres cuentan con interés legítimo para presentar los medios de impugnación que consideren pertinentes”, manifestó.

Los recursos que se resolvieron y que confirmaron no haber ningún cambio en el Congreso local fueron SUP -JDC-1236/2015, promovido por María Elena Chapa Hernández; SUP -JDC-1244/2015 de Tatiana Clouthier Carrillo y Eiliana Olivo López.

Se resolvieron también los juicios SUP-JRC-666/2015, promovido por Samuel Alejandro García Sepúlveda, de Movimiento Ciudadano; y SUP-JRC-667/2015, del PAN.