• Regístrate
Estás leyendo: El ‘show’ de un líder en un mundo al revés
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 06:00 Hoy

El ‘show’ de un líder en un mundo al revés

CRÓNICA

Los históricos de la interpelación, al mando; la otrora mayoría ahora reclama.
Publicidad
Publicidad

La metamorfosis. El Congreso al revés. Los históricos de la interpelación hoy al mando y la otrora mayoría responsable reclamando todo desde su nueva realidad, talla chiquillada.

Porfirio Muñoz Ledo, el Señor Interpelación, hoy como presidente cameral hablando de reglas, de leyes, bateando todo intento de interrupción con ironía y dardos afilados, de vuelta a la pista que domina, la parlamentaria, flanqueado por unos inusitadamente bien portados Martí Batres y Dolores Padierna.

El mundo al revés, con los priistas René Juárez Cisneros y Miguel Osorio Chong cuestionando a voces y manoteos, desde su reducido espacio, haciendo segunda a sus típicos adversarios petistas Gerardo Fernández Noroña y Óscar González Yáñez, quienes no van a dejar pasar la oportunidad de gritar y pedir mociones, que es lo suyo, sin importar quién está en la tribuna.


Porque en el inicio de una nueva era legislativa, la de la izquierda, la de Morena, los históricos personajes de oposición se ven incómodos. Ni la abrumadora mayoría en ambas cámaras les quita las ganas de quejarse, de interrumpir, de manifestarse, de seguir siendo oposición.



De llegada a San Lázaro, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, define la metamorfosis: “Ya no somos una chiquillada ruidosa, somos una mayoría responsable”.



—¿Ocuparán la tribuna?



—No solo la tribuna, ocupamos el pleno con una gran mayoría de legisladores afines a Andrés Manuel López Obrador.



Dentro del recinto la nueva era comienza: Muñoz Ledo instala la sesión de Congreso General del sexto Informe de actividades con 402 diputados y 87 senadores, quienes entonan el Himno Nacional.

 

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, entrega las cuentas del gobierno federal, deja de lado el tradicional mensaje político solo para informar que “ahí se encuentran tres documentos que integran el Informe, el resumen ejecutivo y los anexos”.



Muñoz Ledo regresa al presídium. El repique de la campana para reanudar la sesión es para sus compañeros de bancada y se anticipa un combate parlamentario. El primero en subirse al ring es el diputado Fernández Noroña, quien pide una moción de orden para plantear que el presidente Enrique Peña Nieto “cancele” la presentación de su mensaje en Palacio Nacional, porque es “una ofensa para esta soberanía”.


Muñoz Ledo esquiva: “su moción será transmitida por los conductos debidos”. Pero de inmediato figura el senador Emilio Álvarez Icaza, quien había solicitado sin éxito que los legisladores independientes pudieran hacer uso de la voz, toda vez que sería “grave precedente” que no se les considere.

El presidente cameral aprovecha la petición para recordarle al ex ombudsman capitalino que él no es independiente, sino “sin partido”, y que llegó al Congreso gracias al frente conformado por PAN-PRD-MC.

Muñoz Ledo quiere continuar, pero ahora el diputado Óscar González Yáñez pide que como muestra de solidaridad a Álvarez Icaza, le den la palabra.

—No es una sesión de debate ni deliberativa —le responde el presidente cameral. Una, dos, tres veces.


De las curules de Morena un diputado le grita al petista: “¡No nos secuestres!”.

—¿Qué dijo? —dice Muñoz Ledo.

—Que no nos secuestres —le responde González Yáñez.

—En el lenguaje contemporáneo no se llama secuestro, se llama plagio —cierra el tema Muñoz Ledo, provocando los aplausos de la asamblea.

El petista tímidamente lanza un: “Solo queremos ayudarle”, y responde el presidente de la Mesa Directiva: “No, gracias. De veras se lo agradezco, pero no crea que lo necesito tanto”.

Álvarez Icaza exhibe en respuesta una cartulina blanca con la leyenda: “En la 4ta transformación, si no tienes partido, no tienes voz”.



Por fin Muñoz Ledo puede proseguir. Detalla que este día se consuma la transición democrática iniciada hace 30 años y recuerda “el primer reclamo parlamentario de cara al Ejecutivo federal” protagonizado por él.

Acto seguido, los posicionamientos de los partidos. El primero fue de un Verde a la deriva, que luego de romper lanzas contra el PRI, reconoce la gestión del presidente Peña Nieto. Tras los mensajes de PRD, MC y PT le dan finalmente la palabra a Álvarez Icaza, quien arremete contra la gestión del actual mandatario. La cortesía es criticada por el diputado Antonio Ortega, quien acusa a Muñoz Ledo de aplicar la ley a modo.


—Usted, con lo que acaba de hacer, hoy perdió el respeto, el reconocimiento a su sabiduría política, hoy fue menguada.

—Señor diputado, creo que el respeto que usted me tenía era demasiado frágil —revira Muñoz Ledo, que se hace de otra ola de aplausos.


Llega el turno a la presidenta del PRI, Claudia Ruiz Massieu, quien asegura que los priistas no son mercenarios de la política ni cambian de lealtades, de proyecto e incluso de ideología tan pronto como el poder cambia de manos, pero cuando pide a la bancada de Morena no ser oficialista y saber decir “no” al jefe del Ejecutivo, la aplanadora le lanza en la cara un conteo hasta el número 43 y la exigencia de “¡justicia!” por el caso Ayotzinapa.

Entregan a Muñoz Ledo las llaves de San Lázaro


El bullying a la guerrerense se consuma solo unos minutos después de que Muñoz Ledo había celebrado la participación de las mujeres, pero ella aguanta a pie firme y no deja pasar la oportunidad para responder a las críticas de Álvarez Icaza con un rozón categórico: “Usa la tribuna para expresar amarguras personales y exhibir su incongruencia de sobra conocida por todos”.



La 64 Legislatura ha comenzado. 




OVM



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.