• Regístrate
Estás leyendo: Ante la “volatilidad política”, hay un plan B para el NAIM
Comparte esta noticia

Ante la “volatilidad política”, hay un plan B para el NAIM

Grupo Aeroportuario de Ciudad de México responde a cuestionamientos de la Permanente.
Publicidad
Publicidad

El Grupo Aeroportuario de Ciudad de México (GACM) reconoció que hay un plan de contingencia para enfrentar situaciones imprevistas que puedan influir en el desarrollo de la obra en tiempo y forma, como sería la “volatilidad política”, al informar que si bien la obra ya lleva un avance global físico-financiero de 27.33%, “se revisan y actualizan de manera periódica los planes maestros”.

En un informe sobre la ejecución de la construcción de la primera fase del Nuevo Internacional de la Ciudad de México (NAIM) hasta el pasado 31 de marzo y enviado a la Comisión Permanente, el organismo presumió que la obra se financia sin presionar las finanzas públicas, sin representar deuda pública y sin tener al gobierno federal como garantía.

El Senado preguntó a la SCT si tiene planes de contingencia para atender posibles problemas de saturación en las operaciones del actual aeropuerto.

Ante ello, el GACM respondió que la construcción de un megaproyecto como el NAIM no está exenta de situaciones imprevistas. “Se trata de una realidad inevitable para cualquier obra de infraestructura de esta magnitud y complejidad, tanto en México como a escala mundial”.

Mencionó que entre otros factores que pueden influir en el desarrollo de la obra en tiempo y forma están la suficiencia de recursos para financiar el desarrollo en su totalidad y asegurar su conclusión.

Así como “la disponibilidad de recursos presupuestales, que pueden ser afectados por condiciones macroeconómicas o volatilidad política”.

“Como sucede en cualquier obra de infraestructura de esta magnitud se debe contar con un plan correctivo para tomar las medidas necesarias y retomar la ruta establecida. En el GACM así se entiende y por ello se revisan y actualizan periódicamente”.

Expuso que en caso de que exista algún retraso en la fecha prevista para el inicio de operaciones del NAIM, para el proceso de transición se cuenta con una red de aeropuertos en la zona metropolitana del Valle de México, con capacidad para atender de forma emergente la demanda creciente de pasajeros.

Además se optimizaría la infraestructura y modernización de los slots y equipos para ordenar el aterrizaje y el aeropuerto de Toluca, con impulso de la entrada de aviones de mayor capacidad.

Destacó que en materia de construcción, el NAIM muestra un comportamiento acelerado respecto a etapas previas conforme evoluciona el proceso de construcción y mencionó, como ejemplo, las pistas 2 y 3 que van en 21% y 30%, así como las losas de cimentación del edificio terminal que se concluirán el tercer trimestre del año, de acuerdo con lo programado.

Se informó al Senado que en materia de financiamiento, la obra está respaldada con un fondeo de casi 10 mil millones de dólares, de los que 6 mil millones están en bonos verdes; mil 600 millones en la emisión de Fibra E, “lo que permite asegurar recursos hasta mediados de 2019”.

Cuenta con mil 250 millones de dólares de recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación y mil millones de dólares de capacidad adicional de crédito.

“En este 2018 se avanzó en fortalecer el financiamiento privado de esta megaobra y con ello liberar recursos presupuestales del Estado para la atención de otras prioridades”, indicó, al detallar que se han entregado 416 contratos por un monto de 137 mil 873 millones de pesos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.