• Regístrate
Estás leyendo: “Pues a limpiar parabrisas, porque vivimos de propinas”
Comparte esta noticia

“Pues a limpiar parabrisas, porque vivimos de propinas”

Crónica

Despachadores deben cumplir su jornada aunque las estaciones de servicio estén cerradas...
Publicidad
Publicidad

Gasolineras cerradas. Largas filas en las abiertas. Molestia en los usuarios y compras de pánico. El valle de México se sumó ayer a las consecuencias de la nueva estrategia para combatir el huachicoleo.

En las estaciones sin servicio, los despachadores tuvieron que ingeniárselas para que “saliera el día, porque viven de las propinas”, como recordó Martín Barrios, trabajador desde hace dos años en la unidad ubicada en Miramontes y Acoxpa.

En ese cruce, él y sus compañeros aprovecharon el semáforo en rojo para limpiar los parabrisas de los automóviles ante el cierre de la gasolinera por falta de combustible, el cual, contó, se terminó el lunes a las 11 de la noche.

“Es la primera vez que me toca ver un desabasto así. Ahorita vimos la opción de limpiar parabrisas en el semáforo. Afortunadamente la gente nos ha estado apoyando y pues nosotros buscamos la propina así”, explicó.

En la estación en Escorpena y avenida Tláhuac, en la colonia Los Olivos, solo hay gasolina Premium, la Magna se terminó desde el lunes. Sin embargo, hasta la tarde de ayer el servicio continuaba, aunque con pocos vehículos.

A unas cuadras ocurre lo mismo, en la gasolinera de Reno y Tláhuac, mientras que sobre Eje 3 Oriente, a la altura de la estación del Metro Aculco, de plano tuvieron que cerrar.

En la colonia Roma también se acabó el combustible a eso de la 1 de la tarde. En el cruce de Álvaro Obregón y Mérida, los trabajadores colocaron botes y letreros de precaución para evitar que algún automovilista entrara a la zona de bombas.

Cuando esto llegó a ocurrir, el despachador le explicó al cliente que por ese momento no había servicio y le dio indicaciones para llegar a la gasolinera más cercana. “A ver si allá tiene suerte”, remató.

El administrador reconoció que existe incertidumbre en cuanto a la fecha de abasto. “Se habla que incluso puede tardar una semana… No queda nada más que esperar”, dijo preocupado.

En tanto, los 14 despachadores que conforman el primer turno friegan el piso con agua y jabón y se preparan para cerrar. Aunque este miércoles continúen sin dar servicio, los empleados tienen que acudir como cualquier otro día.

***

María trabaja en una gasolinera sobre avenida Central, a la altura de la de los Guerreros, en Ecatepec, Estado de México. En esa sucursal, relató, tanto la Magna como la Premium se terminaron desde las 6 de la mañana. Sin embargo, seguía ahí porque eran “órdenes del jefe” y aseguró que este miércoles tendrá que cumplir su jornada “aunque no haya ni qué despachar”.

Un par más de estaciones de servicio que se encuentra por la zona también está cerrado. En dos más solo despachaban Premium y una más estaba a punto de terminar con sus reservas de Magna.

En esta zona, cuando los conductores llegaban y se percataban del cierre de gasolineras, se mostraban preocupados. “Traigo la reserva, a ver si llego a otra”, exclamó uno de ellos.

Unos 10 automovilistas que llegaron a estos puntos comentaron que estaban manejando con la reserva. “Ya se me prendió el foquito tres veces, espero que sí llegue”, confió uno en avenida de los Guerreros y avenida Central.

Los usuarios consideraron que la solución más viable era avanzar hasta la Ciudad de México, donde hasta poco antes de mediodía se reportaba un abasto normal de gasolina. Otros fueron más allá y, “por si las dudas”, prefirieron llenar el tanque, previendo que esta situación puede alargarse por varios días.

“Estoy previendo este desabasto, porque tenemos que llegar a trabajar desde temprano y si no tenemos gasolina en el carro no podemos llegar”, aseveró un conductor.

Mientras que en la Central Regional Centro de Pemex el combustible siguió llegando a lo largo del día, a través de un sistema de pipas.

Con información de: César Velázquez, Francisco Mejía, Alberto Valiente, Adyr Corral, Selene Flores y Daniel Venegas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.