• Regístrate
Estás leyendo: Mascotas de todos, a respetar las normas
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 06:38 Hoy

Mascotas de todos, a respetar las normas

Es de suma importancia la participación de asociaciones de vecinos y de expertos para acordar las reglas en esta materia.
Publicidad
Publicidad

¿Cómo se debe integrar un reglamento para la convivencia entre vecinos y la presencia de animales de compañía en un fraccionamiento, un coto o una calle?

Como lo anunciamos la semana pasada, que tendríamos al menos un par de entregas al respecto de este tema, ahora hablaremos respecto a los aspectos que no deben olvidar los colonos que tienen una mascota en casa o aquellos que se definen a favor de los animales de compañía en su relación de buena vecindad.

Una desatención a la conformación de los reglamentos de condominios, cotos y fraccionamientos llega a resultar contraproducente para los animales de compañía que habitan en las viviendas.

Cada uno de los cotos y fraccionamientos deben contar con un reglamento, de acuerdo a la Ley de Condominio. Para su redacción es necesario llevar a cabo sesiones de la junta de colonos y así definir las reglas de convivencia.

“Lo primero que hay que recomendar a la gente es asegurarse que haya participación, que las personas que están interesadas en asegurar que sus animales estén contemplados dentro del reglamento de forma positiva, se tienen que presentar a las sesiones, porque si no se presentan y sólo se presentan las personas que están interesadas en que no haya mascotas, quienes van a tomar la decisión van a ser ellos”, explicó María José Lozano, vocera de Adopta Guadalajara.

Otro punto que se debe tomar en cuenta al momento de establecer el reglamento para mascotas es el tener acercamiento con asociaciones civiles para que se den charlas. El objetivo es que se dé a conocer cuáles son las leyes y reglamentos vigentes en los gobiernos municipales y en el estado de Jalisco. La normatividad ayudaría como guías.

Algunos de los puntos que no se debe olvidar son: Los perros y gatos no pueden estar sueltos La reglamentación municipal dicta los lineamientos básicos para los dueños al interior del fraccionamiento por más que tengan bardas perimetrales, porque así lo marcan las normativas.

“Eso es por ley, por ley tú no puedes tener a los animales sueltos en un espacio que no esté determinado para animales y que no esté debidamente marcado.

Esto porque los animales pudieran agredir a una persona y además por la contaminación que pudieran generar cuando la gente suelta a sus perros, pues el animal hace sus necesidades donde se le pega la gana y pues el dueño se desentiende”.

Las medidas que comúnmente se toman en los condominios o fraccionamiento son diversas.

Hay mecanismos para que los colonos reporten si un perro está suelto en las calles de la zona habitacional. Por ejemplo, se toma fotografías y se envían en grupos de Whatsapp.

Algunos centros habitacionales han iniciado procesos para que el personal de Seguridad tome a los perros que está en la calle sin correa. Los animales son puestos en jaulas y si en determinado tiempo no son recogidos son enviados a la dirección de Control Animal del municipio respectivo.

También se llega a permitir que exista un espacio de áreas comunes para que una o dos veces al día se otorgue una o un par de horas para que los perros puedan convivir sin correa y con la tarea de limpiar los desechos cuando dicho tiempo concluya.

Los reglamentos llegan a determinar sanciones, pero su aplicación resulta complicada porque hay vecinos que no cumplen con asumir la responsabilidad y por lo tanto no pagan las multas. Lo difícil es que para cobrar adeudos o multas a veces se requiere la intervención de abogados y eso resulta un gasto adicional para las mesas directivas de colonos.

Otras acciones las explica Lozano: “En algunos lugares funciona muy bien eso de hacer público quién es el que está todo el tiempo incumpliendo la normativa o el reglamento, pero hay unas personas que no tienen ni un gramo de vergüenza y no les importa que salgan en Facebook, en Twitter y de todas maneras les vale. Lo que sí pueden hacer es que si las personas que están en el coto no son los dueños de la casa, el condominio sí puede fijar un reglamento para que al dueño de la casa se le aplique una multa y se le pida que el contrato (de arrendamiento) no se le vuelva a realizar a esa persona”.

Muchas veces se tienen ideas erróneas respecto a la presencia de animales. Por ejemplo, hay dueños que dejan vagar a gatos cuando esto no debe ocurrir.

Hay otros que tienen miedo que los felinos pueden resultar transmisores de enfermedades aun cuando debe pasar ciertas coincidencias para que eso ocurra.

Además, hay quienes se molestan por la presencia de gatos a pesar de que estos animales son controladores de plagas de ratas.

Reglas para todos

En cotos, condominios, torres o fraccionamientos es conveniente que se definan reglamentos de la tenencia responsable de mascotas para evitar problemas entre vecinos.

En la redacción de la norma deben participar la mayor cantidad de residentes para que sea representativo el acuerdo al que se llegue.

El reglamento debe incluir lugares, horarios para los animales de compañía, y si se quiere, hasta prohibir ciertas especies que se consideren peligrosas.

Se deben detallar las sanciones a aplicar, que pueden ir desde una primera llamada de atención, amonestaciones, exhibición del infractor, multa y hasta petición de que sea retirado del condominio el infractor.

GPE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.