• Regístrate
Estás leyendo: Maestros de hoy: Bajo nuevo modelo para nuevos niños
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 20:40 Hoy

Maestros de hoy: Bajo nuevo modelo para nuevos niños

Cerca de 82 mil profesionistas encaran el reto de formar a más de dos millones de alumnos de Educación Básica en Jalisco. Próximos a estrenar programas que prometen mejorar el aprendizaje.
Publicidad
Publicidad

Jalisco celebra este 15 de Mayo a más de 133 mil maestras y maestros. De ellos 81 mil 807 son parte del Sistema de Educación Básica, que hoy encara el reto de formar a dos millones de alumnos menores de 16 años. Para mejorar esa tarea se ha renovado el modelo educativo y con el próximo ciclo escolar se estrenarán programas curriculares que ya los mantienen inmersos desde ahora en el diseño, pilotaje y capacitación. Los docentes reconocen que los niños que contribuyen a educar hoy, son muy diferentes a los de hace tres décadas, y su labor es tanto más compleja por las dinámicas sociales y familiares. Ellos se alistan con la mejor arma: vocación. Con creatividad, con esfuerzo y con pasión, muchos llegan a las aulas cada día y son los primeros en tomar la iniciativa en estrategias para sacar adelante a sus grupos y escuelas. Compartimos los perfiles de tres docentes, reconocidos como ejemplo de los profes que necesitan los alumnos que nacieron con las tecnologías; maestros que también se capacitan, innovan y buscan hacer del aprendizaje una actividad enriquecedora y de la escuela un lugar de sana convivencia.

“Tenemos que abrir las puertas del conocimiento”

Ángel Antonio Ibarra Landázuri (Cortesía)

Ángel Antonio Ibarra Landázuri

Maestro y director en la Telesecundaria “Vasco de Quiroga” en Teocaltitán de Guadalupe, municipio de Jalostotitlán

Egresado de la Normal Rural de Atequiza

17 años de servicio

La etiqueta de escuelita rural no le queda a la Telesecundaria Vasco de Quiroga. No obstante que está enclavada en Teocaltitán de Guadalupe, una ranchería del municipio de Jalostotitlán –donde su población vive del campo y muchos alumnos se levantan a las cuatro de la madrugada para cumplir con la ordeña de vacas antes de ir a clases-, el proyecto educativo es uno que conecta a los muchachos con el mundo, aprovechando la tecnología. Bajo la guía del profesor Ángel Antonio Ibarra Landázuri, quien desde hace 14 años cumple la doble labor de ser docente y además director del plantel por el mismo sueldo, los estudiantes se preparan “para el presente”. Son actualmente 103 alumnos (una matrícula que lejos de decrecer como en otras localidades promete incrementarse 50% el próximo ciclo según las 54 preinscripciones de primer ingreso ya tramitadas en febrero). “Es algo curioso, en lugar de que del rancho vayan a la cabecera municipal, ahora de la cabecera municipal nos mandan a sus hijos al rancho”, dice el maestro, cuya telesecundaria llamó la atención de Mexicanos Primero por los buenos resultados en la prueba Enlace 2013. La organización civil descubrió que a falta de libros de texto –que nunca llegaron al plantel- los docentes trabajan investigando sus propios contenidos. “Nos convertimos verdaderamente en maestros, pues aquél que utiliza un libro y solamente le da la vuelta a la página no le está apostando a toda la calidad, sólo presenta una perspectiva… si ahora por ejemplo estamos viendo el teorema de Pitágoras, buscamos de un libro y de otro, de un video, de un sitio, etcétera y presentamos una gama de información al chavo para que la discierna”, explicó.

A este cambio se sumó la planeación pública de las actividades, la evaluación sistematizada del alcance de objetivos y el trabajo por proyecto y con portafolios docentes… mucho antes de que la reforma educativa pusiera esta estrategia sobre la mesa.

Internet llegó a esta telesecundaria antes que al rancho y desde hace siete ciclos escolares desaparecieron los exámenes escritos en papel y se aplican online, al término se convierten a PDF y la calificación es inmediata sin que se puedan alterar resultados. El aprendizaje autogestivo tiene recompensas: de recibir de las primarias a 90 por ciento de niños con nivel insuficiente… se logra reducir esta deficiencia a solo 10 por ciento. Un rescate muy esperanzador. De esta comunidad rural alteña ya hay chicos que participaron en Campus Party y hoy mismo un grupo de 16 alumnos sobresalientes cursan una certificación internacional en álgebra, la cual tiene nivel universitario, con aval de la Facultad de Matemáticas de la UNAM. El profe Ángel no niega los problemas: improvisó un salón en una bodega en espera de que algún día le lleguen los recursos para ampliar aulas interactivas, pero no quita el dedo del renglón: “Tenemos que abrir las puertas del conocimiento, a veces el sistema nos frena… Por ejemplo, si un chavo en secundaria sabe programar aplicaciones móviles, obviamente no va a quedar exento de la prepa, pero cuando este chavo llegue a la universidad con certificaciones de diseño, no va a programar aplicaciones móviles, va a hacer la aplicación que diseñe las aplicaciones móviles”.

“Rescatar la armonía familiar y llevarla a la escuela”

Laura Olivia Rodríguez Puente (Cortesia)

Laura Olivia Rodríguez Puente

Directora del Jardín de Niños “Tlamatini” de la colonia Villa de Guadalupe en San José del Castillo, municipio de El Salto

Egresada de la Normal de Educadoras Instituto América

30 años de servicio

En su trayectoria de tres décadas como docente, Laura Olivia Rodríguez Puente ha atestiguado cinco reformas al Plan de Estudios de Educación Preescolar (PEEP 1987, 1992, 2004, 2011 y 2018). Todos en busca de mejorar lo que aprenden los niños en este primer peldaño de escolarización, que antes era opcional. Actualmente se exige al menos cursar el tercer grado para ingresar a la primaria. Ahora se aprenden muchas cosas. La reciente reforma educativa privilegia el desarrollo de los proyectos para que los alumnos adquieran también “conocimientos para la vida”. En 1987 la sociedad era otra y la dinámica familiar también. Un cambio que puede reflejarse en las escuelas con problemáticas como el acoso escolar o bullying. Este fenómeno no es común en el jardín de niños, pero el Programa Nacional de Convivencia Escolar aterrizó en las aulas de “Tlamatini” con un enfoque preventivo: sembrar desde tierna edad el principio del respeto a los otros, a las niñas y a los niños, por diferentes que sean y a enseñar valores para convivir en armonía. “El programa está diseñado para apoyarnos a evitar el problema el bullying en la educación básica y nos proporciona un material exclusivo para los alumnos del tercer grado, un libro con actividades que deben realizar en su casa, con su familia y en la escuela con sus compañeros. Es una forma muy amena e interesante de que los niños comprendan valores y enseñarles a convivir”.

Laura, quien será una de las homenajeadas este Día del Maestro al recibir la medalla al mérito por treinta años de labor docente, asegura que los niños se dan cuenta de la situación que se vive en la sociedad y aprenden lo que viven. “Sus papás trabajan y no están con ellos todo el tiempo, algunos se quedan con tíos, con vecinos, con los abuelos o con la televisión”, apunta, por lo cual desde el preescolar hay que formarlos con valores, atender sus necesidades e identificar las alertas para prevenir que en la primaria sean niños agresivos, acosadores”. La estrategia es exitosa, los mismos alumnos de cuatro, cinco años señalan lo que es bueno y lo que no es bueno, participan de las reglas del salón y de la escuela. El llevarse actividades a casa refuerza el mensaje. Se trata de juegos que deben realizar con sus papás o los familiares con quienes vivan. En una comunidad como San José del Castillo, rodeada de nuevos fraccionamientos de interés social, con poblaciones de otros municipios de la zona metropolitana y estados del país, con disímbolas costumbres a las de esta delegación saltense, educar a favor de la paz y la no violencia es un reto. Y en esta Jardín con 138 alumnos, ya se ganó: “Podemos decir que en un 90 por ciento hemos logrado la convivencia sana”.

El mérito lo atribuye a las madres y padres que a pesar de sus labores están involucrados con el proceso de aprendizaje de los niños y participan en actividades de dramatización, de lectura de cuentos, y otras en las aulas. “Eso es resultado del programa que llevamos, para rescatar más que nada la armonía familiar y llevarla a la escuela. Que el niño vea que su mamá comparte las actividades que él realiza en el preescolar refuerza ese triángulo de los papás (o sustitutos), los alumnos y los maestros”. Al final, la meta es atender al niño de forma integral, con prevención. Y lo mejor de esta reforma, según Laura que ha visto cinco, es que permite desarrollar las habilidades que tiene cada niño, incentivando sus particulares competencias.

“No perder la pasión por tu trabajo”

Zaira Lizeth Barba Moreno (Cortesía)

Zaira Lizeth Barba Moreno

Directora del Jardín de Niños “Carlos Enrique Castillo Peraza” en Paseos del Prado, municipio de Tlaquepaque

Egresada de la Normal de Educadoras de Guadalajara

10 años de servicio

Hace diez años, una recién egresada de la Normal llegó como maestra de Jardín de Niños. Entonces pensar en ser directora del plantel era entonces una posibilidad a lograr en unos veinte años cuando menos, pero no era la meta de Zaira, quien se dedicó a su grupo y destacó por su iniciativa y entrega un año en el turno matutino y siete más en el vespertino. El sistema emitió una convocatoria para promoverse y ella quiso medir sus fuerzas en un concurso de oposición. “Quise hacer el intento para conocer el proceso, eso fue hace dos años… y resulta ser que obtuve el segundo lugar y tuve posibilidad de elegir la escuela. Mi Jardín de Niños estaba disponible y decido tomarlo, porque yo ya conocía las necesidades, conocía la comunidad, conocía a mi equipo de trabajo aunque muchos de ellos se promovieron también. Y cambió mi perspectiva. Siempre luché porque mi escuela trabajara al cien y la comunidad nos comentaba que trabajábamos como colegio”, dijo. Una percepción social que para los colonos de Paseos del Prado significa que la escuela es muy buena.

La maestra Zaira llevó todos los bríos de la juventud tanto como el nuevo conocimiento y abordaje educativo. Asume con naturalidad las reforma y el paso al trabajo por proyectos al que alienta a sus colegas. El kínder cuenta con 127 alumnos, seis educadoras y dos niñeras. La escuela tiene todas sus aulas interactivas y las maestras tienen actividades variadas en ellas. Otro plus es que el plantel sea sede de una USAER, un equipo psicopedagógico que apoya a los escolares compuesto por una psicóloga, una maestra de lenguaje y otra en aprendizaje. A la pregunta si fue difícil asumir las riendas del plantel, responde segura: “La comunidad ya me conocía, no fue difícil, y si daba el cien con mi grupo de 30 niños, ahora doy el mil por sacar adelante a mis seis grupos”. Y busca hacerlo con el mismo buen nivel de aprendizaje en el mayor número de alumnos: por ejemplo, ya sabiendo leer o cuando menos en proceso de silabeo. Otra estrategia es realizar eventos con impacto pedagógico, desde un festival escolar hasta una sencilla actividad en aula. “Con padres de familia constantemente hacemos actividades, trabajamos totalmente en colaboración”.

Sobre la reforma educativa considera que definitivamente facilitará la labor docente. Reduce contenidos que no se alcanzaban, y eso permite ser concretos. “Otra cosa que también se agradece mucho es la autonomía curricular porque podemos atacar de manera específica las necesidades, atender las características del contexto escolar y del niño, lo que antes no se podía porque teníamos que cumplir otras exigencias del currículum. A partir del próximo ciclo escolar vamos a poder integrar aquellos contenidos que tienen que ver con las necesidades del contexto real de los alumnos”, opinó. Entre los talleres que está diseñando el Jardín de Niños se cuenta uno sobre huertos escolares pensando en que la colonia está rodeada de parcelas; otro para fortalecer las habilidades de lectoescritura de manera lúdica con juegos y dinámicas en el patio central y uno más para el rescate de la cultura tradicional, sin soslayar el uso de nuevas tecnologías que, sostiene, hay que integrar al proceso de aprendizaje. El mensaje final que la educadora transmite respecto a esta profesión es “no perder la pasión por tu trabajo, seguir actualizándose constantemente”, de lo contrario de nada sirven mil y un modelos educativos.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.