• Regístrate
Estás leyendo: En penales, 750 personas que hablan lenguas originarias
Comparte esta noticia

En penales, 750 personas que hablan lenguas originarias

Especial

En lo que va del año, la Dirección de Asuntos Indígenas de la FGE, ha logrado atender a 150 personas, principalmente con la encomienda de que se verifique el proceso judicial que enfrentan y que se hayan respetado sus garantías individuales, pero tam
Publicidad
Publicidad

En Puebla hay aproximadamente 750 personas que hablan lenguas originarias en los 22 Centros de Readaptación Social, la mayoría de los cuales se encuentran presos por delitos como violencia familiar y lesiones, además de problemas derivados por el consumo de alcohol. 

Proporcionarles un intérprete a estas personas que pueda ayudarles en su proceso jurídico es un reto, reconoció en entrevista el titular de la Dirección de Asuntos Indígenas de la Fiscalía General del Estado, Manuel Bautista. 

En lo que va del año la dirección a su cargo, ha logrado atender, aproximadamente, a 150 personas, principalmente con la encomienda de que se verifique el proceso judicial que enfrentan y que se hayan respetado sus garantías individuales, pero también verificando si es posible que accedan a alguno de los beneficios marcados por la ley, tal como es el caso de los procedimientos abreviados, de esos 150, seis han optado por esa vía de resolución judicial. 

El funcionario advierte que el trabajo de la Dirección a su cargo no es la de intervenir directamente en los procesos judiciales, sino atender con interpretes a los ciudadanos de origen indígena que se ven involucrados en algún delito para que puedan comprender a plenitud la imputación que se les hace y los términos del proceso judicial que se sigue en el ámbito penal, por medio de visitas en los penales. 

Para ello cuentan con cinco interpretes trabajando directamente en la Fiscalía General del Estado, que hablan principalmente náhuatl, totonaco y mazateco, los cuales se encuentran distribuidos en distintas regiones de la entidad, pero la mayor concentración de población indígena se encuentra en los penales de Tetela de Ocampo, Huauchinango, Zacapoaxtla, Tehuacán y Huauchinango. 

Sin embargo, reconoce que la oralidad impuesta por el Nuevo Sistema de Justicia Penal acusatorio representa un nuevo reto que se suma al tradicional de atender en las agencia del Ministerio Público o en los procesos judiciales en los Juzgados de Control y por tanto han solicitado el apoyo de la Universidad del Desarrollo del Estado para contar con otros 19 traductores de lenguas originarias al castellano y se encuentran en proceso de certificación otros 27, con lo que se ampliará considerablemente la posibilidad de atender en menor tiempo a los ciudadanos que no hablan por completo español. 

Bautista explicó que hay algunos casos particularmente complejos cuando se trata de personas de otros estados que se ven involucrados en delitos en Puebla y hablan idiomas como el totzil, en cuyo caso deben solicitar la intervención de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, para poder contar con un traductor. 

Finalmente, destaca que si bien se pensaría que la mayor cantidad de población indígena se encuentra en algún municipio de la Sierra Norte, en realidad es la capital poblana la que concentra la mayor parte de la población que habla otro idioma, principalmente el náhuatl, de ahí la importancia de que esta institución ministerial cuente con traductores en todas las partes de la entidad. 

Población de habla indígena 

La población de habla indígena constituye el 11.2 por ciento del total de habitantes de tres años o más en la entidad poblana, lo que representa 656 mil 400 personas, de acuerdo con los indicadores más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Según los registros, Puebla se sitúa entre las once entidades del país con mayor presencia de población indígena, como es el caso de Campeche, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz y Yucatán. 

Del total de hablantes, 73 por ciento corresponde al náhuatl, seguido del totonaco con 16.80 por ciento, y mazateco con 2.88 por ciento. 

El Anuario Estadístico y Geográfico de Puebla 2017, basado en la más reciente encuesta intercensal del Inegi, indica que el grupo de edad que concentra la mayor parte de hablantes es de los 65 a más años con un 19.4 por ciento. 

De los 656 mil 400 hablantes de lengua indígena, la mayor parte son hombres, ubicados entre los 65 años o más. 

La encuesta toma en cuenta algunas localidades con población hablante de lengua indígena y en particular donde se habla alguna lengua indígena en riesgo de desaparecer. 

El registro ubica en territorio poblano también habla de chinanteco, huasteco, huave, huichol, mazahua, tepehua, triqui y zapoteco. 

De acuerdo con el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 (IEPDS) publicado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), México tiene una diversidad cultural y étnica que se extiende a lo largo del territorio nacional. No obstante, puede considerarse que existe una concentración de la población indígena en algunos estados del sur, sureste, suroeste y centro del país. 

Un total de seis estados concentran 64.8 por ciento de la población indígena: Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Estado de México, Puebla y Yucatán. El análisis del Coneval revela que en cinco estados, entre ellos, Puebla, de los seis estados con mayor población indígena tienen niveles de pobreza superiores al promedio nacional (43.6 por ciento) y, entre éstos, destacan Oaxaca y Chiapas con 70.4 y 77.1 por ciento de su población en dicha condición, respectivamente. 

El análisis revela que los sismos de septiembre de 2017, profundizarán las brechas entre la población indígena y no indígena. “En este contexto, resalta la necesidad de implementar medidas especiales que se enfoquen en cerrar estas brechas y generen igualdad de oportunidades para mejorar la calidad de vida en estas regiones”, explica el Coneval. 

En estados como Puebla, la carencia por acceso a la seguridad social es el principal derecho no cumplido en la población mexicana; el acceso al mismo es aún más reducido en la población indígena. A nivel nacional, 77.6 por ciento de este grupo no contaba con seguridad social. La segunda carencia social con mayor incidencia en la población indígena es la de acceso a los servicios básicos en la vivienda. 

“Es importante resaltar que en esta carencia se observa la mayor brecha entre la población indígena y no indígena, poco más de 40 puntos porcentuales de diferencia, dado que la población no indígena solo registró 15.5 por ciento”, detalla el análisis.







Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.